La vitamina C y las cobayas

Esta vitamina está implicada en numerosos procesos bioquímicos.

La vitamina C es muy importante a la hora del cuidado de nuestras cobayas. Y es que la mayoría de los animales son capaces de sintetizar esta vitamina en su organismo, pero no las cobayas que, al igual que los humanos, son incapaces porque no poseen la enzima L-gluconolactona oxidasa que es necesario en la síntesis del ácido ascórbico.

De nuevo los especialistas del Centro Veterinario Bitxos nos cuentan que la vitamina C se absorbe activamente en el yeyuno. La vitamina C está implicada en numerosos procesos bioquímicos, la mayoría relacionados con su capacidad de oxidarse reversiblemente para formar el ácido dehidroascórbico. La función más claramente establecida de la vitamina C es durante la síntesis de colágeno, en la que es un cofactor para reacciones de hidroxilación que forman hidroxiprolina e hidroxilisina. Estos aminoácidos son los mayores componentes del colágeno, una proteína helicoidal cuyas fibras se entrecruzan para formar la base de los huesos, cartílagos y muchos otros tejidos conectivos (piel, ligamentos, tendones, músculos y vasos sanguíneos)

El destino de la vitamina C en el cuerpo depende de la cantidad que se tome, de la ruta de administración y de los requerimientos del cuerpo en el momento. En cobayas las excedencias de vitamina C pueden ser excretadas en orina y heces o ser metabolizadas a ácido dehidroascórbico, que entra en una cadena de reacciones químicas para producir, entre otros productos, dióxido de carbono (CO2) que es eliminado en la respiración.

La vitamina C se retiene en los tejidos un máximo de cuatro días. Si no se repone, la cantidad que el tejido puede almacenar se gasta rápidamente, afectando a varios procesos químicos. La deficiencia de vitamina C se conoce como escorbuto, y los síntomas son los siguientes:

  • Dientes: las cobayas tienen dientes de raíz abierta, lo que significa que crecen durante toda la vida del animal. Las células que están dentro de la cavidad dentaria pulpar (odontoblastos) producen dentina constantemente, que contiene colágeno. Cuando hay deficiencia de vitamina C se forma un tipo de colágeno anormal que lleva a defectos estructurales en la dentina y en los ligamentos periodontales. Estos ligamentos periodontales sujetan el diente en la encía, por lo que, cuando no hay vitamina C, el diente puede caer si es golpeado, o, en casos extremos, puede caer él solo.
  • Tracto digestivo: la vitamina C interfiere en la absorción de otros nutrientes. Una falta de vitamina C puede aumentar la absorción de cobre y de algunos aminoácidos, mientras reduce la absorción de hierro y vitamina B12, que puede llevar a varias formas de anemia. La vitamina C también es fundamental en la conversión de colesterol a ácidos biliares. La deficiencia en ácidos biliares causa problemas digestivos y aumento de los niveles séricos de colesterol.
  • Piel: cualquier factor que modifique el colágeno, como la falta de vitamina C, puede afectar a la integridad de la piel, reduciendo la resistencia a las infecciones, retrasando la cicatrización de tejidos, e incluso reabriendo heridas ya cicatrizadas. El color de la piel también se puede ver modificado, ya que la deficiencia de vitamina C afecta al metabolismo de aminoácidos requeridos para la producción de pigmentos.
  • Vasos sanguíneos: la integridad de las paredes de los vasos sanguíneos depende del colágeno. Si se ve comprometido, la sangre puede extravasarse al medio perivascular y manifestarse como hemorragias en tejidos subcutáneos, músculo esquelético, alrededor de articulaciones (especialmente de la rodillas) y en el intestino. El sangrado de encías también es un síntoma común.
  • Sistema nervioso: las cobayas, como animales presa, son fácilmente estresables. En respuesta al estrés se liberan corticosteroides (como cortisol) y catecolaminas (adrenalina y noradrenalina). La vitamina C es fundamental para la síntesis de estas sustancias, y durante las situaciones estresantes, los requerimientos del animal aumentan, y las cantidades almacenadas en los tejidos se gastan rápidamente.
  • Sistema inmune: la vitamina C actúa como un antioxidante, protegiendo frente a los radicales libres que pueden dañar la membrana celular, las proteínas y el ADN. También aumenta la proliferación y actividad de células especializadas y anticuerpos en la sangre y sistema linfático que protegen al cuerpo frente a infecciones y luchan contra virus y bacterias cuando éstos aumentan su número. Cuando hay deficiencia de vitamina C, la respuesta inmune es más lenta y menos efectiva.
  • Huesos: la vitamina C no sólo afecta a la síntesis de colágeno sino también a la conversión de vitamina D es su forma activa 1,25(OH)2D, necesarias ambas para el crecimiento del hueso. La producción de colágeno defectuoso en las células (condroicitos) de la médula ósea puede llevar a la disrupción de la formación de hueso y cartílago, produciendo fragilidad ósea.
  • Toxicidad: el exceso de vitamina C es rápidamente eliminado en orina y se considera relativamente no tóxico. Aún así, tasas muy elevadas y persistentes de vitamina C puede causar diarrea (efecto osmótico en el intestino). Además, algunos parámetros en los análisis de sangre y orina se pueden ver modificados.

Factores que afectan la necesidad de vitamina C

  • Periodo de vida: crecimiento, adulto, embarazo o lactancia…
  • Actividad y medioambiente: Espacio, temperatura, humedad, luz, sol
  • Estrés: cambios, manejo, trauma, rivalidad, transporte…
  • Enfermedad o parásitos intestinales
  • Vitamina C de la dieta – cantidad, tipo, potencia
  • Reducción en la cantidad de comida y agua que ingiere el animal
  • Absorción – cantidad disponible, tipo de vitamina C, edad del animal

Síntomas de escorbuto

  • Comportamiento: depresión, debilidad, letargia
  • Apetito: reducido, pérdida gradual de peso, exceso de salivación
  • Boca: anemia, pérdida de dientes rotos, sangrado de encías, gingivitis
  • Enfermedad respiratoria de vías bajas: susceptibilidad a infecciones secundarias
  • Piel y pelo: pobre, pérdida de pelo, sangrado fácil o dificultad en coagular, cicatrización prolongada, reapertura de antiguas heridas…
  • Indicadores de dolor: resistencia a moverse o a ser cogido, cojera o desequilibrio
  • Heces – tamaño anormal, cantidad, condición y olor anormales
  • Comportamiento reproductivo pobre

Medidas preventivas

  • Alimentación adecuada y completa, dieta recomendada específicamente para cobayas
  • Asegurarse de que la comida contiene vitamina C y cuánto tiempo dura activa
  • Complementos nutricionales de vitamina C – preguntar al veterinario
Si te ha resultado interesante... ¿nos compartes? :) 0
Noelia
Escrito por
Noelia
Más artículos de Noelia

Los perros también sueñan

Cuándo, cómo y dónde deben dormir nuestros perros.
Leer más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *