Tortuga de caparazón blando: alimentación y cuidados

tortuga caparazon blando
Es importante controlar la temperatura del agua y su alimentación.

Muchas personas nunca habrán oído hablar de una tortuga de caparazón blando. Este animal se encuentra, sobre todo, en Estados Unidos y, más concretamente, en Florida y Alabama. Aunque no sea un tipo de mascota demasiado extendido, al contrario de las tortugas de concha dura, sí que es cada vez más conocido.

Esta ignorancia puede provocar que, en algunos casos, sus dueños no sepan cómo cuidarlas. En general no es nada complicado mantener a una tortuga de caparazón blando plena de salud. Sin embargo, como en el caso de los demás animales, hay que tomar una serie de precauciones.

Cómo cuidar a una tortuga de caparazón blando

En primer lugar hay que hacer que la tortuga esté a gusto en su casa. En este sentido, debemos tener mucho cuidado con la temperatura del agua; ésta debe estar entre 22º C y 26º C. Grado arriba, grado abajo no tiene por qué pasar nada. Pero ojo con que baje de 18º C o suba de 28º C. Podemos hacer enfermar al animal.

El agua en el que vive nuestra tortuga de caparazón blando no debe tener cloro, tendrá que estar todo lo limpia posible y en continuo movimiento, algo que se puede lograr con un filtro cascada o un filtro cabeza de poder.

El acuario se amoldará, obviamente, al tamaño del animal. Este tipo de réptiles son buenos nadadores, por lo que hay que tratar de que pueda hacerlo con suficiente espacio. Para las pequeñas valdrá con un acuario de 40 litros y unas dimensiones aproximadas de 50x30x30. Una vez que ya midan 8 centímetros convendría llegar a los 100 litros. Las más grandes pueden medir entre 25 y 50 centímetros. En este caso, el acuario tendrá que ser, como mínimo, de 300 litros.

Debemos olvidarnos de la decoración. Con unas plantas naturales o artificiales y un espacio de arena será suficiente. Nada de piedras, gravillas o elementos con punta. No olvidemos que es una tortuga de caparazón blando.

Qué comen las tortugas de concha blanda

Son eminentemente carnívoras. Así que podemos darle pollo, pescado, filetes o carne de res. También les gustan los animales vivos, que, además, tienen un efecto  muy positivo en lo que al mantenimiento de un comportamiento activo por parte de la tortuga de concha blanda se refiere. Podemos probar con peces, grillos, cucarachas o ranas.

Si te ha resultado interesante... ¿nos compartes? :) 0
Óscar
Escrito por
Óscar
Más artículos de Óscar

Conejas en celo, cuidados y precauciones

El celo en las conejas puede durar para siempre
Leer más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *