Serpientes como mascotas

Alimentación, hábitat y muda son algunos de los cuidados que deberemos tener en cuenta con estas mascotas.

Tener en casa una serpiente es posible e incluso se va extendiendo en muchos hogares pero deberemos tener en cuenta los cuidados específicos que necesita esta mascota. Lo primero que deberemos hacer es proporcionar a la serpiente una jaula de cristal o acuario donde pueda vivir, que sea lo suficientemente grande para que se deslice en su interior y para incluir otro tipo de accesorios.

Respecto a la alimentación, ésta debe basarse en la carne. Las serpientes necesitan comer una o dos veces por semana y cuando son grandes deberemos aumentar este tiempo y darles, además, otro tipo de carne, como de conejo en lugar de pequeños roedores.

Cuando muda la piel, aproximadamente cada tres meses, precisan más agua y si tienen problemas para arrojar algún trozo, les ayudaremos frotando suavemente con el dedo.

Cada 15 días deberemos examinar la nariz y los ojos de la serpiente, sobre todo si a nuestra mascota le gusta salir de su jaula. Normalmente, las serpientes utilizan la nariz para liberarse, y esto puede provocar lesiones. Además, sus ojos reflejan enfermedad así que si los ves opacos y sin vida, acude a tu veterinario por si tu serpiente se encuentra mal.

Limpiaremos la jaula cada semana, eliminando parásitos, heces y suciedad, sin olvidar el cambio de agua y la limpieza de los laterales.

Una de las serpientes más comunes como mascota es la boa constrictor, ya que tienen un carácter afable, es fácil de alimentar y necesita poca atención. No obstante, nunca deberemos olvidar que son animales salvajes y que, por lo tanto, pueden tener alguna reacción algo agresiva. Ante todo, precaución.

Al igual que los anfibios, las serpientes se diferencian de los mamíferos en que no controlan su temperatura corporal por sí mismos, sino que se regula por el medio ambiente. La temperatura ideal de los reptiles está entre 20 ºC y 40 ºC.

Si te ha resultado interesante... ¿nos compartes? :) 0
Noelia
Escrito por
Noelia
Más artículos de Noelia

El agua del acuario

Dureza y cloro, aspectos a tener en cuenta.
Leer más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *