La serpiente falsa coral

Es sencilla de cuidar y no es venenosa.

La serpiente falsa coral no es venenosa, a diferencia de la coral, que sí lo es. Para distinguirlas podemos fijarnos en su color, ya que la falsa coral el blanco / amarillo se encuentra entre el negro (orden negro – rojo – negro – blanco – negro – rojo – negro) y en la coral, venenosa, el rojo y el blanco están juntos (blanco- rojo – blanco – negro – blanco – rojo – blanco…).

La falsa coral tolera bien su manipulación, algo que haremos sólo cuando sea necesario, por ejemplo, al limpiar su terrario. Precisa de cuidados sencillos y deberemos procurar que tenga espacio suficiente para estirarse por completo para evitar que sufra problemas respiratorios. Es una mascota tranquila que se activa más por la noche.

En el terrario de la falsa coral instalaremos un sustrato de viruta de aspen, papel de periódico o cocina, evitando la arena y la madera de pino o cedro (tóxica). También pondremos un bebedero o un recipiente donde la serpiente pueda entrar sin dificultades. Se recomienda, asimismo, la colocación de escondites, uno en la zona fría y otra en la caliente, así como ramas para que pueda trepar. No necesita mucha humedad (40-60%) pero la incrementaremos un poco en el periodo de muda. La temperatura rondará los 27-33ºC y podemos calentar el terrario con una placa térmica o un infrarrojo. Las piedras térmicas pueden quemar a la falsa coral.

Alimentación de la falsa coral

La falsa coral se alimenta, en su estado salvaje, de animales como aves, pequeños mamíferos, lagartijas… En cautividad su dieta se basa en roedores. Cuando son pequeñas le daremos un pinkie de ratón y cuando crezca iremos aumentando el tamaño del ratón que ofreceremos como aliento. Se alimenta cada siete días hasta que son jóvenes y cada diez cuando son adultas. Es recomendable darle las presas recién muertas o descongeladas ya que si son vivas pueden lastimar a la serpiente en actos de defensa.

En cuanto a las enfermedades, la falsa coral puede tener ácaros que se alimentan de la sangre. Se encuentran normalmente alrededor de la boca, los ojos o debajo de las escamas, y pueden hacer que pierda el alimento. Para solucionarlo pondremos a la falsa coral en un baño de agua calienta y desinfectaremos el terrario y sus accesorios.

La falsa coral también puede tener infecciones respiratorias, y problemas de regurgitación o digestivos.

Foto: elgranzoo.es

Si te ha resultado interesante... ¿nos compartes? :) 0
Noelia
Escrito por
Noelia
Más artículos de Noelia

¿Te atreves con las pirañas?

Requieren de cuidados especiales y se debe tener en cuenta que crecen...
Leer más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *