Seis consejos para tener un gato persa

consejos gato persa
Hay que tener mucho cuidado tanto con su higiene como con la alimentación.

En general un gato persa se caracteriza por ser muy cariñoso y tener una preciosa cabellera. Además, esta raza de minino es de las que más cuidados precisa por parte de los dueños. Es importante vigilar con esmero tanto su higiene como su alimentación para lograr que el animal crezca sano y saludable.

Físicamente, como ya hemos comentado, tiene un pelo abundante. Esto hace del gato persa una criatura preciosa, sin embargo, también puede conllevar algún peligro, cuando el gato se lava a si mismo, ya que puede tragar mucho pelo. Si es así, se formarán bolas de pelo en el estómago. Por tanto, es importante que cepillemos periódicamente al animal para evitar sustos. Otra característica física muy particular de esta raza de gatos es que tienen la nariz muy chata, y ésta se encuentra a una altura muy similar a la de los ojos. Lo que también conllevará, como veremos posteriormente, un cuidado especial.

Cuidados especiales en un gato persa

  1. Partimos de la base de que los alimentos mejores son los mismos que podríamos darle a cualquier otro gato. No obstante, cuando de un gato persa se trata, habrá que ser mucho más cuidadosos. Elaboráremos una dieta equilibrada para evitar que coja muchos kilos. Estos gatos son muy propensos a engordar y esto es malo; no por estética, que también, sino, sobre todo, porque puede provocarles graves problemas de corazón.
  2. Además de la comida habitual, en tiendas especializadas podemos encontrar otra que ayudará a mejorar de manera cualitativa la piel del gato.
  3. Ya hemos comentado con anterioridad la importancia del cepillado. Habrá que realizarlo todos los días y con un peine de cedras duras. Debemos tener paciencia cuando hagamos esta actividad e ir desenredando todos los posibles nudos que se hayan podido crear.
  4. Clave es esmerarse en el cepillado de la cola.
  5. También se ha dicho en párrafos superiores que la nariz es muy característica en un gato persa. Precisamente por la forma de ésta es habitual que suelten mucha lágrima. Limpiarles los ojos será otra labor que tengamos que hacer habitualmente y, obviamente, la llevaremos a cabo con sumo cuidado. Lo mejor es utilizar una toallita en la que echaremos un líquido (el veterinario nos dará instrucciones) y, así, quitaremos todas esas lágrimas que el gato ha echado. Además, estamos hablando de una parte del cuerpo que, como en los humanos, es especialmente sensible. Por lo tanto, hagamos la operación sin apretar y con mucha delicadeza.
  6. Mucho cuidado con usar algodones. Nunca debemos hacerlo.
Si te ha resultado interesante... ¿nos compartes? :) 0
Óscar
Escrito por
Óscar
Más artículos de Óscar

Las siete mascotas exóticas más habituales

Un perro, un gato, un periquito, quizás un hámster. Un conejo para...
Leer más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *