Riesgos que pueden sufrir los conejos

El más importante en el exterior es un ataque realizado por depredadores.

Un conejo doméstico que disfrute de libertad en casa y en el jardín goza de un estilo de vida que es sociable, estimulante y confortable. De todos modos, la seguridad de ese estilo de vida depende del control del entorno del conejo, eliminando o reduciendo los riesgos que puedan existir.

¿Qué tipo de riesgos existen en el exterior de la casa?

Un conejo puede vivir en el exterior perfectamente ya que éste es su medio natural. Si piensas tener a tu conejo fuera, deberás esperar a que tenga unos meses y después acostumbrarle gradualmente. Sería bueno que empezase a vivir en el exterior cuando las temperaturas sean suaves y así ir acostumbrándolo al frío o al calor. Se deben evitar siempre los extremos.

El riesgo más importante para un conejo en el exterior es un ataque realizado por depredadores. En España, los animales que pueden atacar a un conejo, son sobre todo perros y gatos. Aunque en un entorno rural, estos depredadores podrían ser más numerosos (zorros, águilas, lechuzas, búhos, halcones…). Algunos depredadores pueden doblar o roer alambres, mientras que los más ágiles pueden incluso llegar a abrir la puerta de la jaula o del corral.

Además, la mera presencia de depredadores puede causar una reacción extrema en los conejos, como un ataque de pánico durante el cual el conejo podría causarse algún tipo de fractura o herida que posiblemente pueda ser mortal. Incluso podría llegar a morir de un ataque al corazón. Un superviviente tendría el peligro de quedar inválido o desarrollar una infección debido al ataque.

Cómo la mayoría de los depredadores cazan por la noche, es recomendable que durante la misma el conejo esté en un lugar seguro, preferiblemente en el interior de la casa. Un buen corral dentro del jardín suele bastar para evitar el ataque durante el día, sobre todo si hay presencia humana.

Un conejo, aún castrado o esterilizado, cuando esté en el jardín, probablemente le gustará cavar madrigueras. Con el paso del tiempo, estas madrigueras serán suficientemente grandes para impedir que sus cuidadores le cojan. Esto es un problema si el conejo está asustado, herido, malo, preñada o con necesidad de cuidados humanos. Por ello, recomendamos que se le desanime, poniendo una rejilla en el fondo de la jaula o tapando sus madrigueras en cuanto las empiecen.

Al conejo se le debe proteger de las inclemencias del tiempo. La jaula debería tener una caseta para que se pueda guarecer tanto de la lluvia como del viento (siendo lo ideal que con muy mal tiempo, el conejo esté resguardado dentro de la casa). Si hace demasiado calor, algunas de las soluciones son colgar una toalla húmeda o poner hielo dentro de un brick vacío.

Mucha gente cree que un conejo en el jardín evitará instintivamente las plantas venenosas. Esto no es así en todos los casos. Se recomienda hacer un inventario de las plantas disponibles en el jardín y eliminar las que sean venenosas. Otro riesgo potencial es el uso de pesticidas y fertilizantes en el jardín, que son extremadamente tóxicos para los conejos.

Otro potencial riesgo para los conejos incapaces de limpiarse completamente los restos de orina y heces de su pelaje son las moscas. Aquí lo más importante es prevenir, examinando diariamente a su conejo y limpiando los restos que puedan quedar en su pelaje.

Las pulgas constituyen otra amenaza, puesto que pueden causar anemias en el conejo, o el virus de la mixomatosis, que es mortal y lo transportan los insectos. Procura vacunar a sus conejos para que estén protegidos contra las enfermedades más comunes en todo momento.

Finalmente, otro de los peligros puede ser la falta de atención por parte de sus cuidadores. Aunque el conejo tenga bebida, comida y refugio, si no le tratas y observas lo suficiente puede tener problemas de salud que no sean vistos hasta que ya sea demasiado tarde.

En resumen, los riesgos de un conejo que viva en el exterior se reducen si se sigue una rutina que permita al conejo estar en casa cuando sea necesario (por la noche, con temperaturas extremas, cuando esté enfermo) y está acompañada de una frecuente observación del mismo.

¿Qué tipo de riesgos existen en el interior de la casa?

Cuanto más se permita al conejo relacionarse con humanos y con otros animales, más contento y expresivo estará. De todos modos, cuando tengas un conejo debes tener una jaula preparada para él. Ésta servirá para proteger al conejo cuando se sienta amenazado. La casa debería estar acondicionada para el conejo cuando llegue a ella por primera vez.

Electrocutarse al morder cables es el mayor peligro de un conejo en la casa. Los conejos tienen un instinto muy desarrollado para morder cualquier cable o cuerda que esté a su alcance. Especialmente tentadores resultan los cables que están en su paso, o en un recoveco, como detrás de la mesa o debajo del sofá. Así, el primer preparativo y más importante es tapar los cables con guías de plástico y poner barreras para que no puedan alcanzarlos.

Los conejos de menos de un año son muy revoltosos, buscando cualquier cosa para divertirse y pegando saltos por todos los lados. Es importante tener cuidado por dónde están porque se pueden lastimar si calculan mal las distancias o tienen una mala caída.

Generalmente, los conejos adultos son menos traviesos y, después de un período de observación, pueden dejarse sin supervisión por toda la casa o por la zona habilitada para ellos.

La tendencia a morder de los conejos es normalmente más un inconveniente que un peligro para ellos. De todos modos hay que tener cuidado con las plantas, debiendo retirar las venenosas. Los materiales sintéticos, especialmente la moqueta o las alfombras, si son ingeridos en grandes cantidades pueden bloquear el sistema digestivo del conejo. Se puede prevenir dando a los conejos alternativas naturales (heno, madera, cartón…), permitiendo el paso al conejo a zonas donde no haya moqueta o alfombras y esterilizando o castrando al conejo para que no tenga tanta necesidad de modificar el territorio.

La solución no es encerrarle en la jaula, porque esto puede provocar otros peligros. El confinamiento puede llevar al aburrimiento, exceso de comida, falta de ejercicio y problemas digestivos. Éstas son algunas de las medidas a tomar si el conejo va a estar mucho tiempo en la jaula: que ésta sea de amplia, un compañero y muchos juguetes.

Para un conejo doméstico su jaula normalmente es una zona segura, donde puede comer y descansar. El suelo deberá ser de un material sólido y no de reja para que no tenga problemas en las patas. Se puede usar cartón para cubrir determinadas zonas de la jaula que tengan rejilla.

Dado que los conejos se comportan de manera audaz de vez en cuando, se debe recordar a los cuidadores que los conejos son físicamente frágiles. El conejo se puede fracturar la columna si se revuelve mientras está siendo mal sujetado o si se le suelta bruscamente. Los métodos seguros para cogerlos no son intuitivos y se requiere práctica. El cuidador adulto deberá proteger al conejo de ser manejado por niños y de la fogosidad de otros animales. Si queremos tener dos conejos juntos, lo mejor será ir introduciéndoles poco a poco en un lugar que resulte extraño para los dos. Hay que ser paciente y no desesperar en los intentos.

Un conejo doméstico puede disfrutar el pasear con arnés y correa. De todos modos, hasta el conejo más confiado puede entrar en pánico si se aproxima un animal desconocido, se da cuenta de la presencia del arnés o simplemente por estar al aire libre. Lo mejor es sacar poco a poco al conejo para que se vaya acostumbrando a esta actividad.

Los consejos sobre riesgos que pueden afectar a nuestros conejos pueden provocar escepticismo en los cuidadores. A lo mejor alguno se ha comido un cable y no le ha pasado nada, o se lleva de maravilla con los demás animales, pero lo mejor para que tengan una vida duradera es minimizar todos los riesgos existentes y que pueden llegar a afectar a su salud.

Fuente: Asociación Nacional de Amigos del Conejo

Si te ha resultado interesante... ¿nos compartes? :) 0
Noelia
Escrito por
Noelia
Más artículos de Noelia

Ninfas o carolinas

Son fáciles de criar, cariñosas y muy adaptables.
Leer más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Informo que los datos de carácter personal que me proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por Óscar Giménez Aldabas, como responsable de esta web. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicito es para gestionar los comentarios en este blog. La legitimación se realiza a través del consentimiento del interesado. Te informo que los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de OVH Hispano S.L.U. (ver su política), proveedor aprobado por el Comité Europeo de Protección de Datos. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en oscar@kicaweb.com así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en la política de privacidad.