Retriever de la bahia de chesapeake

Originario de América del Norte, y más precisamente de las costas de Maryland, el Chesapeake Bay Retriever es un óptimo perro de cobro.
 
Tiene poco olfato, hasta el punto que se dice de él que sólo sabe recoger los animales que ve caer. En compensación, es un notable nadador, sin lugar a dudas, el mejor entre los Retriever, con una resistencia increíble, en lo que le ayuda su pelaje característico, denso y corto, acompañado de un subpelo tupido y lanoso, absolutamente impermeable.
 
El nombre de este simpático perro de cobro proviene de la bahía de Chesapeake, en el estado de Maryland (Estados Unidos).

Se cuenta que los involuntarios creadores de esta raza fueron, a comienzos del siglo XIX, los náufragos ingleses que llegaron a esta bahía con sus Terranovas. Los ingleses se fueron, pero los perros se quedaron y, cruzándose con los Retriever allí existentes, dieron origen a la nueva raza. En Europa existen sólo raros ejemplares que a veces aparecen en algunas exposiciones caninas realmente importantes.
 
El Chesapeake Bay Retriever es un perro que denota una constitución robusta y sólida, típica de todos los perros de trabajo.

La cabeza, con un cráneo relativamente ancho, tiene orejas pequeñas y de nacimiento alto, llevadas planas sobre las mejillas. Es un gran nadador, con una resistencia verdaderamente increíble en el agua.

CRANEO
Ancho y redondo, con un stop mediano, nariz mediana, hocico corto, puntiagudo pero romo.
Labios:
Delgados, no caídos. Orejas: pequeñas, bien implantadas en la cabeza, pendientes y medianamente carnosas. Ojos: de tamaño mediano, muy claros, de color amarillento y separados.

CUELLO
De longitud mediana, con un aspecto fuertemente musculoso, adelgazándose hacia los hombros. CUERPO
Hombros: Hombros oblicuos, cuya libertad de acción debe ser total y de una gran potencia.
Pecho: Fuerte, profundo y ancho. Caja torácica redonda y profunda.
Cuerpo de longitud mediana, ni "cobby" ni en dorso de carpa, y pareciendo más bien hundido, flancos bien recogidos.
Espalda corta, bien proporcionada y vigorosa. Es esencial unos buenos cuartos traseros.

CUARTOS TRASEROS
Deben ser tan altos o un poco más altos que los hombros y mostrar tanta potencia como los cuartos delanteros. No debe tener ninguna tendencia a la debilidad ni en los cuartos delanteros ni en los cuartos traseros.
 
Los cuartos traseros deben ser especialmente vigorosos para proporcionarle la potencia necesaria para nadar.

Los miembros deben ser de longitud mediana y rectos, dotados de una buena osamenta y de una buena musculatura, con pies de liebre pero bien palmeados y de buen tamaño.

Los dedos deben ser bien redondeados y apretados, las cuartillas ligeramente curvadas. Las cuartillas y los corvejones deben ser de longitud mediana. Cuanto más rectos sean los miembros, mejor.
Si hay espolones, se deben quitar los de los miembros posteriores; también pueden serlo los de los miembros anteriores. Se debe descalificar el perro que tenga espolones en los miembros posteriores.

COLA
La cola debe ser de longitud mediana de 30 a 37,5 cm en los machos, y de 27,5 a 35 cm en las hembras y bastante fuerte en la base; se permiten los flecos. La capa debe ser espesa y corta, el pelo no debe pasar de 3,75 cm en ninguna parte, con un subpelo lanoso abundante.

El pelo en la cara y los miembros debe ser muy corto y recto, con tendencia a ondular en los hombros, el dorso y la espalda. No se permite una capa ensortijada o con tendencia a ensortijarse.

COLOR
Cualquier color desde el castaño oscuro al fuego suave o color de hierba muerta, el cual varía del color fuego al color paja. Se permite una mancha blanca en el pecho, pero cuanto más pequeña sea, mejor, y se prefiere un solo color.

PESO Y TAMAÑO
Machos: de 29 a 34 kg y de 58 a 66 cm.
Hembras: de 25 a 29 kg y de 53 a 61 cm.

El Chesapeake debe mostrar una disposición brillante, feliz, y una expresión inteligente, con una silueta impresionante y que denote un buen trabajador. El perro debe ser bien proporcionado, un perro con buen pelo y bien equilibrado en otros puntos siendo preferible al perro excelente en algunos puntos pero débil en otros.

La textura del pelo es muy importante, en la medida en que el perro se utiliza para cazar cualesquiera que sean las condiciones atmosféricas, a menudo en el hielo y la nieve.

El aceite en el pelo rudo y el subpelo lanoso es de una importancia capital para impedir que el agua fría llegue a la piel del animal y ayudar a un secado rápido.

El pelo de un Chesapeake debe resistir el agua de la misma manera que las plumas del pato.
Cuando sale del agua y se sacude, el pelo no debe conservar agua estando solamente húmedo.

El color debe corresponder los más posible al de su medio. El color y la capa son extremadamente importantes, pues el perro se utiliza en la caza de patos.

Además, como condiciones atmosféricas y a menudo trabaja condiciones atmosféricas y a menudo trabaja en el hielo y la nieve, el color de la capa y su textura deben tenerse en consideración cuando se juzga al perro en el trabajo o en ring.
El valor, la voluntad de trabajar, la vivacidad, el olfato, la inteligencia, la afición al agua, las cualidades generales y, sobre todo, la disposición, son primordiales en la selección y cría del Chesapeake.

Si te ha resultado interesante... ¿nos compartes? :) 0
Noelia
Escrito por
Noelia
Más artículos de Noelia

Los bigotes del gato

Cumplen funciones esenciales para el animal.
Leer más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *