El pez payaso

Son muy queridos por los más pequeños de la casa.

Lo conocimos a través de Nemo y el pez payaso se convierte en una de las mascotas favoritas de los niños. Se caracteriza por sus intensos colores y proviene de los arrecifes de coral del Indopacífico.

Es fácil de conseguir aunque no tanto de mantener. El pez payaso es carnívoro y necesita, además, un complemento vegetal. Acostumbrados en su medio natural a perseguir a sus presas, distribuiremos la comida por el acuario para activar su instinto de caza.

La dieta del pez payaso puede basarse en mejillones cocidos, pulpo, gambas o langostinos, pescado blanco, berberechos, acelga y espinaca cocida, complementado con comida seca, artemia adulta y gusanos.

Se aconseja una alimentación variada y deben poca cantidad varias veces al día, puesto que los restos de comida que no se ingieren ensucian el acuario y generan productos tóxicos.

El pez payaso es un animal inquieto y activo, por eso dedicará su tiempo a explorar las zonas del acuario, al mantenimiento de sus anémonas y a comer. Y es que el pez payaso vive en simbiosis con las anémonas, una especie en teoría depredadora, de la que logra una protección frente a posibles atacantes. A cambio, le ofrece la posibilidad de ingerir sustancias perjudiciales para las anémonas. El pez payaso juega entre los tentáculos de las anémonas y las cuida, manteniendo limpio su tronco.

Los expertos recomiendan, por otro lado, hacerse con la población del acuario de una vez, comprando a la vez los peces payasos que quieras tener. Es un pez de costumbres territoriales y se repartirán por el acuario de forma jerárquica. Los dominantes escogerán la zona con la anémona más grande y se harán con su contorno como territorio propio. Los medianos se ubicarán en las zonas intermedias y los pequeños lo harán en las áreas residuales de la decoración.

Si te ha resultado interesante... ¿nos compartes? :) 0
Noelia
Escrito por
Noelia
Más artículos de Noelia

Cuidados especiales durante la primavera

Los cambios de temperaturas traen consecuencias.
Leer más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *