Pez ángel, qué come y cómo lo cuido

pez angel
Suelen vivir en aguas cálidas como las del Amazonas y, en general, son peces tranquilos.

El pez ángel, también conocido como escalar, o Pterophyllum scalare en su denominación científica, es un tipo de pez habitual en las peceras de los hogares. La gran potencia y variedad cromática hace de ellos unos de los más queridos para tener en casa. Acostumbrados a vivir en aguas cálidas y tranquilas, su cuidado tiene una serie de características especiales que difieren ligeramente de las pautas habituales.

Normalmente residen en aguas con abundante vegetación como las del Amazonas. Es redondo, delgado y con grandes aletas. Cuando nada lo hace estirado, dando la sensación de ser más grande de lo que realmente es.

Principales cuidados del pez ángel

  1. El agua: cada uno de ellos debe disponer de, al menos, 50 litros de agua con ph neutro 7. En general es bueno que haya poca corriente y, debido a su lugar de origen, le gustan las plantas y la sombra. La temperatura del agua debe establecerse entre los 24º C y los 26º C.
  2. Alimentación: habrá que alimentar al pez ángel dos veces al día. La comida para peces de las tiendas de mascotas suele ser, por regla general, perfectamente válida. También admiten lombrices y alimento vivo como gusanos de sangre. No obstante, habrá que racionalizar la dispensa de este último; tres veces a la semana sería un buen promedio.
  3. Comportamiento: aunque es un pez tranquilo, con la edad puede tornarse agresivo y territorial.
  4. Reproducción: no es fácil lograr que el pez ángel se reproduzca. Pero tampoco imposible. Son monógamos y demuestran claramente cuándo han encontrado a la pareja porque comienzan a defender un lado del acuario. La hembra pondrá los huevos en alguna hoja o superficie plana y, ulteriormente, el macho los fertilizará. Dos días después tendrá lugar la eclosión de los huevos. Las crías son pequeñas y escurridizas. Ambos padres se encargarán de su cuidado. La hembra desde una posición más cercana y el macho alejado para recoger a los que se escapen, algo que ocurre habitualmente.
  5. Limpieza: es importante que cambiemos el agua al pez ángel, aunque sea de manera parcial, todas las semanas. Asimismo los filtros tendrán que lavarse, aproximadamente, cada dos meses. Recomiendan además los expertos hacerlo con el mismo agua del acuario para evitar que mueran algunas bacterias benéficas que hay en el filtro.

Si te ha resultado interesante... ¿nos compartes? :) 0
Óscar
Escrito por
Óscar
Más artículos de Óscar

Consejos para ese perro que hace lo que le da la gana

Debemos inventar comandos, utilizar siempre su nombre no es una buena idea.
Leer más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Informo que los datos de carácter personal que me proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por Óscar Giménez Aldabas, como responsable de esta web. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicito es para gestionar los comentarios en este blog. La legitimación se realiza a través del consentimiento del interesado. Te informo que los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de OVH Hispano S.L.U. (ver su política), proveedor aprobado por el Comité Europeo de Protección de Datos. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en oscar@kicaweb.com así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en la política de privacidad.