Cuidar mascotas

Necrosis avascular de la cabeza del fémur

La necrosis avascular de la cabeza del fémur o también conocida como enfermedad de Legg-Perthes afecta a perros y gatos provocándoles cojera. La necrosis avascular de la cabeza del fémur se produce cuando el cartílago articular epifisario de la cabeza del fémur tiene una vascularización deficiente.

La causa de la necrosis avascular de la cabeza del fémur no es conocida, puede producirse por factores genéticos, por un traumatismo o una luxación, ya que se interrumpe la llegada de sangre a la cabeza femoral, lo que provoca la necrosis de la cabeza del fémur, que se seca y colapsa el hueso. Esto produce mucho dolor por el rozamiento de los huesos y se fractura el cartílago de la cabeza femoral, destrozando la articulación completamente.

La necrosis avascular de la cabeza del fémur se manifiesta a través de cojeras y dolor, y también puede verse acortado el miembro afectado.

En cuanto al tratamiento, se puede realizar el denominado conservador, ya que en ocasiones, la sangre retorna y produce de manera gradual nuevas células óseas que reemplazan el hueso muerto. Podemos tratar con antiinflamatorios e inmovilizando la zona, evitando la actividad y llevando una dieta equilibrada (si evitamos la obesidad contribuiremos a la recuperación) aunque los expertos apuestan por el método quirúrgico. El tipo tratamiento quirúrgico de la necrosis avascular de la cabeza del fémur depende del tamaño del perro o gato.

Existen perros con más propensión a sufrir necrosis avascular de la cabeza del fémur como son los de entre cuatro y once meses, ya que todavía no tienen totalmente desarrolladas las estructuras óseas. También por razas, siendo más frecuente su aparición en pequeñas y terrier.

Salir de la versión móvil