Miedo a los petardos

Podemos hacer varias cosas para paliar sus síntomas y evitar la angustia.

Si ves que tu animal se pasa el día de bajo de la cama, ladra cada vez que suena un petardo, tiembla sin parar, no quiere salir a la calle ni al balcón, se orina en casa, come menos… Son síntomas de miedo a los petardos y se pueden superar. Desde el Centre Veterinari Bitxos nos dan algunos consejos para ello.

Aunque la solución no es sencilla, y depende del grado de miedo que tenga cada animal y del tiempo que lleve sufriéndolo, hay algunas cosas que podemos hacer para reducir el estrés de nuestra mascota:

  • Facilitar un refugio donde pueda esconderse: Si es un gato o un perro pequeño, puede dejarse un transportín sin puerta. Si es un perro grande, se puede poner una caja de cartón tumbada. Es conveniente poner dentro del refugio una manta que le guste, juguetes… y situarlo en una zona oscura de la casa. Anima a tu animal a usar esta “zona segura” ofreciéndole allí comida o juegos que le resulten atractivos.
  • Suplementar la comida de la tarde-noche con patatas cocidas o arroz blanco. Aunque normalmente no es aconsejable dar comida casera a nuestro animal, está demostrado que un incremento en los carbohidratos de la dieta puede ayudar a reducir el estrés.
  • Es muy importante no tratar de tranquilizar al animal mientras muestre la conducta de miedo. Hay que ignorarlo por completo, ya que si le decimos palabras suaves para que se relaje o le pedimos que se calle cuando ladre, entiende que esa actitud es positiva (ya que recibe atención) y la repetirá. Este punto es muy importante entenderlo ya que es diferente a como haríamos con personas. No hablarle, acariciarle o cogerle mientras muestre miedo.
  • Evita enfadarte, porque tu mascota interpretará este signo con mayor ansiedad, reafirmándole que hay motivos para que tenga miedo.
  • No sacar a los perros a la calle en las horas de mayor actividad festera y buscar las horas más tranquilas en el barrio para pasearlo.
  • No obligar al animal a salir de casa si no quiere.

Además, es conveniente usar productos que ayuden a reducir el estrés de nuestro animal. Existen medicamentos indicados en estos casos. Pueden ser de varios tipos:

  • Fármacos que reducen el estrés: son los más indicados. Según el caso, se puede dar medicación más suave o más fuerte, pero siempre es importante empezar el tratamiento 2-4 semanas antes de que empiecen las fiestas. Si es necesario, durante los días de más ruido se puede reforzar esta medicación.
  • Sedantes: para casos muy graves, puede ser necesario mantener sedado al animal. Estos casos requieren un tratamiento más profundo, con terapia de modificación de conducta, para reducir el miedo. Mantener a un animal sedado durante varios días no es lo más deseable, además de que puede tener efectos secundarios sobre la salud del animal.

Para obtener óptimos resultados es recomendable establecer una terapia de modificación de conducta dirigida por un veterinario especialista en comportamiento, que ha de realizarse antes de que empiece la situación estresante. Si su animal lo pasa muy mal, consulte con el veterinario para intentar mejorar su calidad de vida.

Si te ha resultado interesante... ¿nos compartes? :) 0
Noelia
Escrito por
Noelia
Más artículos de Noelia

Braco eslovaco de pelo duro

Aunque su pasión sea la caza de pluma, no hay que olvidar...
Leer más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *