Mastin

El Mastiff desciende de los Molosos del Epiro, parientes directos del Mastín del Tibet, introducidos en las Islas Británicas por comerciantes y navegantes provenientes de Sidón y de Tiro.
Desde el comienzo del siglo XVI conservaba su nombre primitivo de "Moloso inglés". Por su tamaño, su fuerza y su carácter, era utilizado como perro de guerra. De él desciende también el antiguo "Perro de Sangre" utilizado por los españoles en la conquista de América. En 1800 los ingleses lo introdujeron en América del Norte, donde rápidamente adquirió un cierto prestigio por su fuerza y valor Terminada su utilización para fines bélicos, comenzó para esta raza una lenta decadencia. 
En lugar suyo, se prefería el menos voluminoso Bullmastiff más ágil y tal vez más feroz como guardián.
Sin embargo, ingleses y americanos han continuado la cría de este perro que logró, en ambos continentes, notables éxitos debidos también a su carácter que se ha modificado sustancialmente en los últimos tiempos, convirtiéndose en mucho más dócil y equilibrado.

ASPECTO GENERAL
Vista desde cualquier ángulo, la cabeza, en su contorno general aparece bien encuadrada. La anchura es una característica muy buscada. La anchura del cráneo es igual a dos tercios de la longitud total de la cabeza. El cuerpo es macizo, ancho, alto, largo y de construcción fuerte. Las extremidades están bien separadas y en aplomo. La musculatura está claramente dibujada. La talla es una característica muy buscada, si va a la par con la calidad de la construcción.

La altura y la sustancia son dos puntos importantes si están acertadamente combinados. CARACTERISTICAS
Grande, macizo, poderoso, armonioso, bien constituido. Combinación de nobleza y coraje.

TEMPERAMENTO
Tranquilo, afectuoso con sus dueños, pero buen guardián. CABEZA
El cráneo es ancho entre las orejas. La frente es lisa pero se arruga cuando el perro está en atención. Las cejas (arcadas supraorbitales) están ligeramente elevadas. Los músculos temporal y masetero están bien desarrollados.
El perfil transversal del cráneo describe un arco.
A partir de la zona media de entre los ojos se remonta una depresión por el centro de la frente y se prolonga hasta la mitad del cráneo, siguiendo el eje sagital.
El hocico es corto, ancho entre los ojos, permaneciendo así de ancho hasta el extremo de la nariz. El hocico es truncado, es decir, cortado en cuadrado, su cara anterior forma un ángulo recto con la línea superior del hocico, teniendo una gran amplitud desde el borde antero superior hasta la mandíbula inferior. La mandíbula inferior es ancha hasta su extremo.
La nariz, vista de frente, es ancha ofreciendo unas ventanas nasales bien abiertas y vista de perfil, es plana (no es ni puntiaguda ni retraída).
Los labios son divergentes formando un ángulo obtuso con relación al tabique nasal.
Son ligeramente colgantes para ofrecer un perfil cuadrado. La longitud del hocico es igual a un tercio de la longitud total de la cabeza.
La circunferencia del hocico, medida en el punto medio entre los ojos y la trufa, representa tres quintos del de la cabeza, medida delante de las orejas.
Ojos: Pequeños, bien separados; al menos dos veces la longitud de la abertura palpebral entre las comisuras internas (ángulo interno) de los ojos.
El stop está bien marcado, pero no demasiado abrupto.
Ojos de color avellana, lo más oscuros posibles.
Conjuntivas no visibles. Orejas: Pequeñas, finas al tacto, bien separadas la una de la otra. Implantadas en alto a los lados del cráneo, en forma de prolongar el perfil superior transversal. En reposo, están colocadas planas adyacentes a los carrillos.
Maxilar – Dientes: Caninos sanos, poderosos y bien separados. Los incisivos están en tijera o los incisivos inferiores están por delante de los superiores pero nunca hasta el punto de ser visibles cuando la boca está cerrada. CUELLO
Perfil ligeramente arqueado, de longitud mediana, muy musculoso. Su circunferencia es inferior alrededor de 2 a 5 cm. de la cabeza, medida delante de las orejas. EXTREMIDADES ANTERIORES
La espalda y el brazo son ligeramente oblicuos, poderosos y muy musculosos. El antebrazo es derecho, fuerte y bien separado. La osamenta es fuerte. Los codos están en el eje del cuerpo.
Los metacarpos están en aplomo. CUERPO
Pecho ancho, profundo y bien descendido en la región esternal. Las costillas están bien arqueadas y bien redondeadas. Las falsas costillas son largas y bien desarrolladas hacia la zona posterior del tórax. El perímetro torácico es superior en un tercio a la altura a la cruz.
El dorso y los riñones son anchos y musculosos.
Zona renal plana y muy ancha en la hembra, ligeramente abovedada en el macho. Flancos muy descendidos. EXTREMIDADES POSTERIORES
Bien anchas y musculosas.
Piernas bien desarrolladas. Corvejones angulados, bien separados y siempre en aplomo tanto en estación como en movimiento.
Pies: Grandes y redondos. Dedos bien arqueados. Uñas negras. COLA
Implantada alta, descendiendo hasta los corvejones o un poco más abajo. Ancha en el nacimiento y estrechándose hacia el extremo. Cuelga derecha en reposo, pero en acción forma una curva, el extremo se endereza; pero nunca es llevada sobre el dorso. MOVIMIENTO
Movimiento poderoso con extensión fácil de las extremidades. PELO
Corto y aplastado sobre el cuerpo, pero no demasiado fino sobre las espaldas, el cuello y el dorso.

COLOR
Leonado albaricoque, leonado plateado, leonado o leonado atigrado oscuro. En todos los casos el hocico, las orejas y la trufa deben ser negras y los ojos estar rodeados de negro que se extiende hacia arriba, a la región situada entre las órbitas.

Si te ha resultado interesante... ¿nos compartes? :) 0
Noelia
Escrito por
Noelia
Más artículos de Noelia

Siamés

ORIGEN Es ciertamente asiático, más concretamente de Indochina. Su introducción en Europa...
Leer más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *