El lenguaje corporal de los perros

Con sus gestos expresan emociones.

Los perros establecen comunicación a través de sus movimientos y posturas, con las que también expresan sentimientos tanto con otros animales como con los humanos. El tamaño del perro influye en su lenguaje, así, los perros grandes se quedarán erguidos cuando tengan ganas de pelea para mostrar su corpulencia e incluso aparentar más tamaño. Un perro pequeño sumiso, por el contrario, tenderá a parecer más pequeño y se comportará como un cachorro para que no le ataquen. La postura de sumisión será tumbado de lado moviendo mucho el rabo bajo.

Las orejas y la cola son las partes del cuerpo del animal que más manifiesta su estado de ánimo. Así, si el animal siente miedo tendrá las orejas hacia atrás o pegadas a la cabeza y la cola hacia abajo y entre las patas, con la cabeza agachada y los ojos entreabiertos o cerrados. Si el perro tiene ganas de jugar, mostrará las orejas relajadas o hacia delante, la cara también relajada, jadeando, y la cola levantada y moviéndola rápidamente. Los ojos estarán abiertos. La dominancia la expresarán con las orejas hacia delante y rectas, con la cola erguida, el hocico cerrado y la cabeza hacia delante también.

El estrés puede afectar a los perros cuando sienten miedo o se sienten frustrados, expresándose con gestos como gemidos, sacudidas, pupilas dilatadas, respiración rápida, orejas hacia atrás y cola agachado, bostezo, olfateo o estirar la lengua hacia adelante. Un perro frustrado también ladra.

Por el contrario, la expresión de calma llega a través de bostezos, desviación de la mirada, lamerse los labios, movimientos en círculos, etc.

Aquí os dejamos algunos signos del lenguaje corporal de los perros que nos servirán para comunicarnos mejor con nuestras mascotas.

  • Sonrisa torcida: “¡Seamos amigos!”
  • Labios retraídos para enseñar las encías: “¡No te acerques más!”
  • Orejas levantadas: “¿Qué sucede?”
  • Orejas retraídas o planas: “Necesito ayuda, no estoy seguro sobre esto.”
  • Ojos medio cerrados: “¡La vida es estupenda!” o “¡Sólo soy un pequeño cachorro, sé amable conmigo, por favor!”
  • Ojos totalmente abiertos: “¡Déjame solo con ese cartero/gato/ardilla/gallina de plástico!”
  • Pata delantera levantada: “¡Vamos a jugar!”
  • Inclinación rápida de cabeza, con un ladrido: “¡Juega conmigo ahora!”
  • Saltos alrededor de ti o de otro perro: “¡Vamos a perseguirnos!”
  • Agachado, con la cola hacia abajo y meneándola de forma exagerada: “¡Tú eres el que manda!”
  • Igual que antes, pero lamiendo: “¡Soy tu leal y mejor amigo!”
  • Tumbado boca arriba: “¡Mi destino está en tus manos!”

 

Si te ha resultado interesante... ¿nos compartes? :) 0
Noelia
Escrito por
Noelia
Más artículos de Noelia

Diferentes comportamientos de nuestro gato (III)

Seguimos repasando algunos de los comportamientos de nuestra mascota.
Leer más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *