La hierba gatera

Les encanta a los gatos y tiene gran influencia sobre ellos.

La nébeda o hierba gatera es una planta herbácea que puede llegar a medir un metro de altura y tiene un color y olor similar al de la menta. Se trata de una planta anticatarral y expectorante, y dicen que también calma el dolor de tripa. Los gatos, cuando la huelen, se vuelven locos y se revuelcan en ella hasta caer rendidos.

La hierba gatera no contiene nada que pueda hacerle daño al gato, sólo si ingiriera grandes cantidades podría sufrir un leve dolor de estómago, pero es poco probable que suceda.

La hierba gatera es una hierba perenne de la familia de la menta con origen en África del Norte y el Mediterráneo, aunque normalmente crece en estado salvaje en toda Europa y América del Norte. Los nombres comunes de la planta, hierba gatera o menta gatuna, provienen precisamente de la afición de los gatos por esta planta.

El componente activo de la hierba gatera es la nepetalactona, algo que detectan los gatos por el olor ya que parece ser que simula el efecto de la feromona de gatos y lo relacionan con el apareamiento. De ahí que se sientan tan atraídos por la planta.

La hierba gatera actúa como un estimulante natural y hará que el gato se comporte de forma extraña, especialmente cariñoso, saltando, jugando, revolcándose por el suelo o frotando su cara contra la hierba. Otros, por el contrario, permanecen muy relajados mientras miran al vacío. Son efectos que pueden durar entre 5 y 15 minutos.

La hierba gatera se utiliza a modo de adiestramiento o para acostumbrar al gato a usar el poste de rascado o a que duerma en su cama. También le anima a hacer ejercicio y a que se relaje.

Existen diferentes formatos para adquirir la hierba gatera. Por ejemplo, en polvo o en bulbos para esparcir por el suelo o en un juguete. Incluso los hay que llevan incorporado el aroma a hierba gatera o la tienen en su interior. Existe también aceite de hierba gatera en frasco o en aerosol para perfumar un juguete o su cama. Con utilizar poca cantidad ya veremos las reacciones.

No todos los gatos reaccionan ante la hierba gatera. Aproximadamente un 30% no muestran una respuesta visible a la hierba gatera. Se trata de algo hereditario y puede ocurrir que muchos gatos no tengan receptores que puedan ser influenciados por la hierba gatera.

Normalmente hasta los seis meses no suelen reaccionar a la hierba gatera y suele perderse interés conforme se van haciendo más mayores. También puede ocurrir que algunos gatos, sobre todo los machos, se vuelvan agresivos cuando se les da hierba gatera, probablemente debido a la relación con la conducta de apareamiento. Si observamos esto dejaremos de dársela y podremos sustituirlo por madreselva o valeriana.

Si te ha resultado interesante... ¿nos compartes? :) 0
Noelia
Escrito por
Noelia
Más artículos de Noelia

Afrontar el invierno

Algunos consejos para ayudar a pasar el frío de esta época del...
Leer más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *