La hibernación de las tortugas

Se trata de un proceso fundamental para su salud.

Las tortugas de tierra son unos animales que comienzan a hibernar con la llegada del frío. Hay que estar atento y respetar esta necesidad. Aunque vivan en el jardín o en el terrario tus tortugas pueden dormir hasta cuatro meses.

Estos reptiles disminuyen progresivamente sus funciones vitales a medida que los días se acortan y disminuye la luz solar lo que conlleva un descenso de la temperatura ambiental.

Las tortugas reducen progresivamente su actividad a partir de los 15ºC y cuando la temperatura cae a 10ªC hibernan. Buscan un lugar tranquilo y protegido para hibernar hasta la primavera. La hibernación es importante para su salud:

  • Estimula la actividad sexual de los machos y sincroniza la ovulación de las hembras
  • Aumenta la esperanza de vida de los animales
  • Mantiene una actividad normal de la glándula tiroidea
  • Evita los problemas que pueden presentar las tortugas que tienen un ritmo metabólico constante.

Si viven en un terrario, trata de reproducir los fenómenos de la naturaleza como la disminución de las horas de luz y el descenso de temperatura. Puede ser útil al principio de la hibernación realizar una inyección de vitamina A. Es también aconsejable aportarles una alimentación adecuada a base de frutas tales como el melón o la manzana cuando comienzan a bajar temperaturas; luego, una semana antes de la hibernación, respetar una dieta dónde su animal recibirá sólo agua con el fin de que pueda evacuar todo sólido del tracto gastrointestinal (los baños en agua a 28ºC son muy útiles para estimular a su tortuga a defecar.) No olvides pesar a tu tortuga antes de su sueño.

Vela por ellas mientras hibernan

Una vez adormecidas, colócalas en una caja cerrada y ventilada, en un lugar como la terraza cuya temperatura se sitúa entre 5 y 12 °C. Procura que no sean expuestas demasiado a las corrientes de aire. También es importante que este lugar esté perfectamente fuera del alcance de roedores, con el fin de que no puedan atacar a su reptil adormilado.

Y actúa después de la hibernación

Controla la pérdida de peso de su tortuga: debería situarse entre el 2 y 7 % de su peso corporal. De regreso de los bellos días, estimula la recuperación de la alimentación, particularmente con baños de agua tibia que, además, favorecerán la rehidratación de su animal. Al principio, aliméntala a base de frutas y verduras progresivamente aumentando las cantidades. La adipsia (ausencia de ingestión de agua) es frecuente al despertar pero no debería durar más de 10 días. Para finalizar, reponla tranquilamente en su terrario.

Fuente: Clínica veterinaria Eurovet de Peñíscola

Si te ha resultado interesante... ¿nos compartes? :) 0
Noelia
Escrito por
Noelia
Más artículos de Noelia

El terrier tibetano

Es una mascota dócil y fiel.
Leer más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *