La hibernación de las tortugas acuáticas

Con la llegada del frío, nuestra mascota comenzará un proceso que resulta necesario para su correcta salud.

Las tortugas acuáticas comenzarán espontáneamente su proceso de hibernación a principios de noviembre y, durante este tiempo, las tortugas permanecerán dormidas la mayor parte del día por lo que no se alimentarán. Antes, quizá notes que come más de lo normal, lo que hace es acumular nutrientes con los que podrá alimentarse durante el tiempo que dure su letargo.

El objetivo de la hibernación es autoprotegerse del frío minimizando el consumo de energía. Sin embargo, para las tortugas, hibernar también implica un ralentizar de su metabolismo, es decir, para temporalmente de funcionar, lo que sumando año tras año implica un aumento de su propia esperanza de vida. Gozan de mejor salud tras su descanso invernal, su sistema inmunológico se refuerza, tienen más vitalidad y mejor capacidad reproductiva.

Lo que sí que deberemos lograr es que nuestra tortuga disponga de las condiciones apropiadas para que este sueño no sea interrumpido. Así, deberemos cuidar la temperatura y el lugar donde coloquemos a la tortuga. Por eso, deberemos situar el acuario en un sitio oscuro y frío o también podemos taparlo siempre que proporcionemos una correcta ventilación. También apagaremos las lámparas, disminuiremos un poco el nivel del agua y no les ofreceremos comida ni las molestaremos. Deberemos estar, asimismo, atentos a la posible formación de placas de hielo en la superficie del acuario para quitarlas en cuanto se formen.

Para el proceso de hibernación de las tortugas podemos seguir un calendario que podría comenzar en septiembre con la bajada de la tempertura del calentador hasta los 24º y un aumento de los alimentos que le damos. En octubre, bajamos la temperatura a los 22º. En noviembre limpiamos bien el acuario y ya dejamos de conectar el calentador, comienza la hibernación que finalizará en marzo, cuando volveremos a conectar el calentador y reestableceremos la alimentación.

 

Si te ha resultado interesante... ¿nos compartes? :) 0
Noelia
Escrito por
Noelia
Más artículos de Noelia

Enfermedades y estrés en el reptil

Son muchos factores los que pueden afectar a un reptil.
Leer más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *