Gatos con depresión

Las causas que la originan son muy variadas.

Los gatos pueden sentir depresión y las causas desencadenantes pueden ser variadas: una mudanza, la llegada de nuevo miembro, falta de espacio, alteración de patrones del sueño, falta de libertad, falta de vitaminas, falta de estímulos, enfermedad, soledad… Por ello, primero deberemos establecer qué es lo que le pasa al gato para actuar en consecuencia.

Los gatos son, generalmente, mascotas tranquilas y podemos no llegar a detectar que sufren depresión si no acudimos al veterinario. Si hay cambios en sus rutinas o de comportamiento deberemos pensar que algo no va bien y llevarlo para que sea examinado. Algo que podemos notar es que no maúlla como antes o no se acerca al ponerle la comida, no quiere beber agua, o deja de lamerse, se vuelve más agresivo, etc.

El gato necesita espacio para saltar, correr, trepar y jugar. Si no le damos este espacio y el gato se siente falto de libertad, puede caer en una depresión. Aunque no debamos dejarlo salir a la calle porque se expone a muchos peligros, sí deberemos proporcionarle el espacio suficiente para su desarrollo.

Además, el gato precisa de atención, juegos, juguetes, en definitiva, tiene que estar estimulado. Debemos involucrarnos en ello y jugar con nuestra mascota para que no se sienta falto de atención.

La alimentación juega un papel fundamental en la depresión de los gatos, ya que si está carente de vitaminas o aburrido de comer siempre lo mismo puede enfermar. Por eso debemos variar su dieta y tener cuidado con sus rutinas alimentarias.

La soledad es una causa de depresión en los felinos. Cada gato es un mundo, pero si están acostumbrados a estar con gente sentirán un vacío grande cuando sus dueños se vayan de casa unos días. Pueden sentir ansiedad. También pueden volverse agresivos y distanciarse de los dueños si están enfermos. Son sensibles a los cambios (mudanzas, que venga una persona nueva al hogar) y presentar alteraciones del sueño (dormir más o menos de la cuenta) y pérdida de interés por aquello que más le gusta hacer.

Deberemos, por tanto, estar atentos a los comportamientos de nuestra mascota para saber qué remedio poner a cada situación.

Si te ha resultado interesante... ¿nos compartes? :) 0
Noelia
Escrito por
Noelia
Más artículos de Noelia

Las convulsiones en perros y gatos

Si no se controlan pueden llegar a comprometer seriamente la vida del...
Leer más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Informo que los datos de carácter personal que me proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por Óscar Giménez Aldabas, como responsable de esta web. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicito es para gestionar los comentarios en este blog. La legitimación se realiza a través del consentimiento del interesado. Te informo que los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de OVH Hispano S.L.U. (ver su política), proveedor aprobado por el Comité Europeo de Protección de Datos. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en oscar@kicaweb.com así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en la política de privacidad.