Gato loco: comportamientos extraños de tu mascota

gato loco
Frotarse, sacar la arena del arenero o correr de un lado otro por la noche, son comportamientos normales en los gatos.

Un gato que no para de correr de un lado a otro del pasillo. Otro que maulla de manera tan voraz que parece un tigre. Alguno que no para de dar cabezazos al más puro estilo de la niña del exorcista. El felino que da más vueltas que una noria tratando de atrapar su propia cola. Son comportamientos que serían muy preocupantes en los seres humanos, pero que no deben alterarnos demasiado en el caso de los mininos. Aunque creamos lo contrario, nuestro gato loco no lo es tanto.

Obviamente no todos los animales se comportarán de esta manera. Los hay tranquilos, más nerviosos, juguetones, reservados. Como cuando de las personas se trata, no todos los gatos son iguales. Pero sí es cierto que hay muchos que tienen una manera de actuar extraña, al menos para el ojo humano.

Ese último apunte representa el quid de la cuestión. Es un gato loco si analizamos su conducta desde un punto de vista humano. Ahí está el error.

¿Está nuestro gato loco?

Son muchos los veterinarios que han recibido en su consulta a dueños de gatos con un comportamiento extraño. Múltiples las líneas que se han escrito al respecto y, en líneas generales, coinciden en valorar este tipo de actuación, teóricamente extraña, como algo normal.

Sarah Wilson, bloguera, periodista y autora del libro Buenos dueños, buenos gatos, lo deja muy claro: “desde el punto de vista de un gato, estos comportamientos son absolutamente normales”.

Otra voz autorizada en este campo como John C. Wright señala que, en la mayoría de las ocasiones, estas actuaciones de los gatos no tienen nada de anormal. Nada más lejos de la realidad. Lo habitual es que sean respuestas a estímulos, olores o sonidos que se escapan a los sentidos humanos.

Algunas actividades habituales del gato loco

Mantenemos la denominación de gato loco para mantener una línea argumental lógica, pero, como ya hemos visto, están mucho más cuerdos de lo que nos creíamos.

  1. Frotarse: es habitual que el gato se frote con nosotros. Quizás no nos guste, pero no es más que una magnífica demostración de cariño y propiedad. Con ese gesto, el gato está diciendo que nosotros somos suyos.
  2. Morder y rascarse: también es normal que los felinos se muerdan y rasquen. Lo hacen para aliviarse de una picazón. No pasa nada, empero, en este caso, sí debemos llevarlo al veterinario para que el especialista establezca el origen de la comezón y su cura.
  3. Sacar la arena: típico gesto de los gatos es sacar arena de su arenero. No nos preocupemos, es absolutamente usual.
  4. Correr: estamos acostados, es nuestro momento de descanso, sin embargo, no es el del gato. Éste no para de recorrer el pasillo de un extremo a otro. Para los gatos, cuando el sol se pone, es el momento de la caza.

No hay otro corolario posible, después de lo expuesto, que reconocer que de gato loco, nada. Seguramente estemos peor nosotros.

Si te ha resultado interesante... ¿nos compartes? :) 0
Óscar
Escrito por
Óscar
Más artículos de Óscar

Consejos para elegir el nombre de nuestro perro

Nombres cortos, fáciles de pronunciar y que contengan vocales como la "a"...
Leer más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *