Fobia a los animales ¿es posible superarla?

fobia animales

Insectos (estomofobias), serpientes (ofidiofobia), perros (caionofobia), gatos (ailurofobia), arañas (aracnofobia), palomas, pájaros. Son los animales  a los que más habitualmente les tenemos fobia los humanos. Fobias específicas y concretas que, por supuesto, llegan a su punto culminante cuando estamos viendo al animal en cuestión y, más aún, si este está en movimiento. La fobia a los animales, o zoofobia, es un terror patológico a un animal.

En la mayoría de los casos no hay nada racional en ese miedo. No suele responder a un episodio vivido en el pasado. Simplemente se tiene. Se tiene y se sufre cuando el animal está delante, pero también cuando no. El simple pensamiento puede llevar a las personas con fobia a pasarlo realmente mal.

Provoca mucha sudoración, taquicardias, ansiedad y, en los casos más exagerados, incluso ataques de pánico.

¿Se puede curar la fobia a los animales?

Como con cualquier otra fobia, existen tratamientos tendentes a hacer desaparecer la fobia a los animales. Obviamente no son 100% efectivos. Además, algunos de ellos, como el de enfrentar directamente a la persona con sus miedos, hay mucha gente que, directamente, se niega a hacerlo. El simple hecho de pensarlo ya puede generar pánico.

Estos son algunos tratamientos de la fobia a los animales:

  1. Terapia de exposición: nos hemos referido antes a ella. Consiste en enfrentar al paciente con su fobia. Eso sí, no es algo que se haga de golpe. Lo mejor es llevarlo a cabo progresivamente. Por ejemplo, si el miedo es a los perros, podemos empezar por ver el rabo, o simplemente una foto.
  2. Terapia cognitiva: este sistema no se utiliza tanto para tratar de atacar la fobia a los animales, aunque también puede ser usado en alguna ocasión. Consiste en dar al paciente toda la información posible sobre el animal.
  3. Método de choque: diríamos que es el primero de los tratamientos, pero llevado al extremo. Nada de ir poco a poco.
  4. Insensibilización sistemática: hemos comentado antes que la fobia a los animales no solo aparece en el enfrentamiento directo, sino que el simple hecho de pensar en él provoca verdadero pánico. En eso se basa esta terapia: obliga al paciente a pensar en el animal, se detiene cuando no pueda controlar su ansiedad, y retoma el pensamiento una vez recuperado.

Quién no tenga fobia a los animales quizá no pueda comprender los ataques de pánico que sufren las personas cuando se cruzan con su temido animal. Los que la padecen no se la recomiendan a nadie.

Si te ha resultado interesante... ¿nos compartes? :) 0
Óscar
Escrito por
Óscar
Más artículos de Óscar

Cajas para gatos, cómo la elijo y cómo la mantengo

Muchos de los que eligen a un gato como mascota lo hacen...
Leer más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Informo que los datos de carácter personal que me proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por Óscar Giménez Aldabas, como responsable de esta web. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicito es para gestionar los comentarios en este blog. La legitimación se realiza a través del consentimiento del interesado. Te informo que los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de OVH Hispano S.L.U. (ver su política), proveedor aprobado por el Comité Europeo de Protección de Datos. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en oscar@kicaweb.com así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en la política de privacidad.