Equipar el terrario: escondites y calefacción

Unas buenas condiciones garantizan la calidad de vida del animal.

La temperatura, iluminación y decoración son aspectos que tenemos que tener en cuenta a la hora de equipar el terrario de nuestra mascota y siempre atendiendo al tipo de animal que introduzcamos en él, ya que cada uno precisa unas condiciones específicas.

Si, por ejemplo, tenemos como mascota alguna de las especies de lagarto que existen, tendremos en cuenta que necesitaremos colocar una luz de calor artificial en la parte superior del terrario cuya potencia de foco dependerá del tamaño del tanque.

Con arena, piedras o madera formaremos el suelo y en algunas zonas concretas del terrario colocaremos otras fuentes de calor como piedras que calienten de manera extra esa área. Además, deberemos proporcionar al reptil un refugio de ese calor para cuando lo necesite e incluso alguna fuente de agua por si necesita cierto refrigerio.

En general, a la hora de equipar el terrario deberemos tener en cuenta la colocación de diferentes elementos como tubos fluorescentes, lámparas de cerámica de calor, rocas y cables calefactores, termostatos, etc., siendo tres los puntos clave para garantizar su calidad de vida: humedad, temperatura e iluminación.

Para los reptiles, son fundamentales la luz ultravioleta, la luz visible y la luz infrarroja, y para crearlas existen muchos tipos de luces especializadas que cubran las necesidades de metabolismo de nuestra mascota.

Así, los reptiles de zonas desérticas precisarán una mayor cantidad de radiación UVB y mayor intensidad de luz con periodos de hasta 14 horas. Por su parte, los de zonas boscosas o selváticas necesitan en menor medida los rayos UVB y la intensidad de luz también será menor.

El calor se lo podemos dar a través de ondas de calor infrarrojas (con bombillas especiales) o con lámparas de cerámica, además de otros sistemas como las rocas, la arena o las ramas, que podemos calentar con elementos conductores de calor.

Finalmente, los escondites en los terrarios son necesarios para que el animal encuentre su refugio y podamos vigilar al animal sin molestarle, facilitando un lugar de cobijo donde introducirse si se estresa o necesita espacio. Algunos suelen estar totalmente aislados para crear una zona más fría en la que el reptil pueda refugiarse cuando tenga exceso de calor.

Si te ha resultado interesante... ¿nos compartes? :) 0
Noelia
Escrito por
Noelia
Más artículos de Noelia

¿Qué hago con las uñas de mi gato?

Hay que cuidarlas porque son imprescindibles en su vida diaria.
Leer más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *