Enfermedades de la tortuga

Qué comen las tortugas de agua
Puede presentar trastornos en los ojos o en el estómago, entre otros.

La tortuga es una mascota que encontramos con mucha frecuencia en los hogares y a la hora de su cuidado debemos tener en cuenta, en primer lugar, qué tipo de ejemplar queremos tener en casa. Los expertos recomienda optar por una tortuga criada en cautividad antes de por una capturada en la naturaleza, ya que estas pueden presentar problemas si las sacamos de su hábitat.

Los problemas de salud más habituales que puede padecer una tortuga tienen que ver con la mala calidad del agua, carencias en su alimentación o falta de luz apropiada.

De este modo, algunos síntomas que presente la tortuga nos indicarán que puede estar enferma. Por ejemplo, si tiene los ojos hinchados, o no quiere comer o tiene cambios de comportamiento, tos, diarrea, manchas blancas en su caparazón… Por eso, ante cualquier signo extraño, deberemos controlar la temperatura del agua, mantenerla limpia y darle comida diferente para ver si los excrementos son normales o siguen alterados.

La infección en los ojos es una de las enfermedades más habituales en las tortugas. Podemos observar que tiene los ojos cerrados, o más hinchados, y que tiene falta de apetito. Esto suele aparecer porque el agua está sucia o tiene carencia de vitamina A. La solución pasa por limpiarle los ojos dos veces al día con una solución de ácido bórico (3%) y agua destilada (97%) o con agua con sal. A la tortuga no le gustará este remedio por lo que deberemos lograr abrirle los ojos para que el líquido entre bien en el ojo. Si en unos días no hay mejoría acudiremos al veterinario. La infección también puede ser provocada por una bacteria.

La tortuga también puede padecer infecciones respiratorias, debidas generalmente a cambios bruscos de temperatura por corrientes de aire, por la diferencia de grados entre el hábitat de la tortuga y la del ambiente, etc. Se presenta en forma de mucosidades nasales, nadar inclinada hacia un lado, falta de actividad, respiración con la boca abierta… Para solucionar esta dolencia, aumentaremos la temperatura del agua y evitaremos las corrientes cerrando la habitación.

En cuanto a problemas del estómago, estos pueden aparecer en forma de diarrea o de estreñimiento (cuando el acuario es pequeño y tienen poco espacio). En el segundo caso le podemos dar un baño de agua templada de 30 minutos cubriendo la parte baja del caparazón. En caso de que persista la dolencia, acudiremos al veterinario. Para la diarrea le daremos a la tortuga un aporte extra en la comida de alfalfa o un alimento menos hidratado.

Si te ha resultado interesante... ¿nos compartes? :) 0
Noelia
Escrito por
Noelia
Más artículos de Noelia

Madrid promueve la adopción de mascotas frente a las “compras capricho” en Navidad

Los madrileños han adoptado a cerca de 75.000 mascotas entre perros y...
Leer más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Informo que los datos de carácter personal que me proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por Óscar Giménez Aldabas, como responsable de esta web. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicito es para gestionar los comentarios en este blog. La legitimación se realiza a través del consentimiento del interesado. Te informo que los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de OVH Hispano S.L.U. (ver su política), proveedor aprobado por el Comité Europeo de Protección de Datos. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en oscar@kicaweb.com así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en la política de privacidad.