Cuando nuestro gato envejece

Deberemos tener especial cuidado con su alimentación.

Siempre es importante vigilar la salud de nuestro gato, pero cuando llega a la vejez debemos tener especial cuidado. La vejez en el gato se presenta a partir de los ocho años, pero si ha tenido buenas condiciones de vida podrá aparecer hasta los diez o incluso 15. Es fundamental vigilar entonces su nutrición y condiciones de su hábitat.

Cuando llegan a una edad avanzada pueden sufrir diabetes, enfermedades cardiovasculares, renales y pancreáticas, obesidad, hipertensión, etc. Será muy importante también realizar revisiones periódicas en el veterinario para que éste analice cómo está transcurriendo la vejez de nuestro gato y proporcionarle una mejor calidad de vida en sus últimas etapas de vida.

Además, cuando llega la vejez a nuestro gato vigilaremos más exhaustivamente el peso de la mascota y la aparición de parásitos que puedan producirle infecciones que se agravarán precisamente por su edad más avanzada.

En cuanto a la alimentación durante la vejez del gato, deberemos cuidar su dieta para mejorar su calidad de vida cuando llegue a estados más avanzados de edad, por ejemplo, dándole muchas raciones de comida, pequeñas, pero de forma regular. Si sufre hipertiroidismo aumentaremos el aporte energético de las comidas.

Algunos signos que pueden hacernos pensar que nuestro gato está llegando a su vejez es un descenso de su actividad, ya que dedica más tiempo a dormir que a otra cosa. Y precisamente por esa falta de actividad, el gato mayor tendrá tendencia a engordar, por lo que revisaremos su dieta y la controlaremos tal y como nos indique nuestro veterinario. La diabetes es una enfermedad común entre los gatos mayores. Apreciaremos que el gato bebe mucha agua, come mucho pero adelgaza… Pondremos también especial cuidado en su alimentación llegados a este caso.

Además, un gato mayor, si tiene sarro en los dientes, puede sufrir gingivitis y una inflamación generalizada de las encías y de los tejidos de soporte, algo que le hará sentir dolor al comer y puede llegar incluso a dejar de hacerlo.

Un gato mayor también puede presentar dolores en músculos y articulaciones, principalmente en las patas traseras y en la cadera. También disminuyen sus sentidos, por ejemplo, el del olfato, visto u oído, algo que lo volverá más torpe. Además, pueden padecer cambios de humor ya que un gato en su vejez busca tranquilidad y si se le molesta puede llegar a irritarse.

Una de las mayores causas de muerte en gatos de edad avanzada es una insuficiencia o fallo renal. Esto se aprecia al principio cuando el gato orina fuera de la bandeja, en superficies horizontales y blandas como camas, sofás… Deberemos acudir al veterinario para que le haga una analítica y ver si todo está correcto.

Si te ha resultado interesante... ¿nos compartes? :) 0
Noelia
Escrito por
Noelia
Más artículos de Noelia

Cotorra común o catita

Son mascotas dóciles y divertidas.
Leer más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *