Convivencia niños-mascotas: tips para que sea un éxito

convivencia ninos mascotas
Es importante que el niño no bese al animal y que se lave siempre las manos después de tocarle.

Cuántas veces se ha repetido esta imagen: niño o niña que pasa con sus papas por delante de una tienda de animales y quiere uno. El que sea. A veces un perro, otras un gato, puede que un hámster. Y aunque los padres en un principio digan que no, en muchas ocasiones acaban cediendo a la presión y a esos ojitos de pena que todos los pequeños saben poner. Si finalmente caemos, debemos tener en cuenta una serie de consejos que ayudarán a que la convivencia niños-mascotas sea lo más cómoda y saludable posible.

¿Cómo lograr una buena convivencia niños-mascotas?

La gran mayoría de consejos que os podemos dar, como vais a comprobar, tienen que ver con la salud porque, aunque mantengamos a nuestra mascota limpia al máximo, siempre será portador de parásitos, gérmenes o bacterias.

  1. Besar: es habitual que los niños besen a sus mascotas. Es una muestra preciosa de cariño, pero no demasiado saludable. Debemos evitar que nuestro hijo lo haga.
  2. Lavar las manos: muy importante. No podemos impedir al niño que acaricie al animal, es obvio. Por ello, hay que acostumbrarle a que se lave las manos siempre después de tocarle y, con mucha más razón, si se dispone a comer.
  3. Comida: seguimos con el alimento. Nunca se debe compartir comida con la mascota.
  4. Higiene: si importante es la higiene del propio animal, no menos lo es la de los lugares en los que está habitualmente, como el colchón, la jaula o donde duerma. También los recipientes en los que beba o coma y, por supuesto, el espacio en el que haga sus necesidades.
  5. Pelo y uñas: es bueno, y no sólo por estética animal, que cortemos las uñas y el pelo de nuestro animal frecuentemente.
  6. No molestar: dejando de lado los consejos para una buena convivencia niños-mascotas que tienen que ver con aspectos de salud, también hay otros que apuntan directamente al comportamiento de unos y otros. Es normal que el niño, sobre todo al principio, quiera estar todo el rato jugando, tocando y divirtiéndose con el animal, pero no puede ser así. Éste, como los humanos, necesita sus momentos de descanso y asueto. Nuestro hijo debe comprenderlo y respetarlo.
  7. Salir a pasear: si la mascota es un perro (y este consejo entraría de lleno en el bienestar de los propios padres) hay que acostumbrar al niño a que es él quién debe sacar a pasear al perro. Cuando es pequeño, lógicamente, saldremos con él. Pero si no le acostumbramos, ese perro que compramos para cumplir el sueño del niño, no será suyo, sino nuestro. Y lo peor es que nos encariñaremos del todo.

La convivencia niños-mascotas puede ser realmente plácida y saludable. Pero hay que tomar algunas medidas.

 

Si te ha resultado interesante... ¿nos compartes? :) 0
Óscar
Escrito por
Óscar
Más artículos de Óscar

Las siete mascotas exóticas más habituales

Un perro, un gato, un periquito, quizás un hámster. Un conejo para...
Leer más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *