Consultas frecuentes sobre odontología veterinaria

Lo ideal es cepillar los dientes a nuestras mascotas una o varias veces por semana.

 

Aquí podéis leer las respuestas a algunas de las preguntas más frecuentes relacionadas con la odontología veterinaria.

¿A qué edad comienzan a salir los dientes de leche?

Los dientes de leche salen entre las 2 y 8 semanas de vida.

¿Qué se debe hacer cuando aparecen los dientes fijos y persisten los de leche?

La retención de dientes de leche se debe a que sus raíces no han sido reabsorbidas por el organismo. Esto sucede a menudo en razas chicas y miniatura, y la solución es la extracción de los dientes de leche en forma quirúrgica, ya que de ninguna manera caerán por si solos.

En estos casos lo importante es que la operación la realice un profesional calificado, ya que los dientes son muy frágiles y pueden fracturarse dejando su raíz en el interior del hueso y ocasionar trastornos a largo plazo.

¿Puedo darle huesos a mi perro?

El perro en la naturaleza caza y se limpia los dientes con los huesos de sus presas. Esta práctica natural limita la aparición de la enfermedad periodontal a menos que se rompa algún diente y a causa del dolor el animal no mastique de ese lado y se desarrolle dicha enfermedad.

Darles huesos a los perros implica un alto riesgo

Esto no sólo se traduce en la posible fractura de piezas dentales, sino en los trastornos derivados de la ingesta de los mismos. Son conocidas las lesiones producidas en esófago o en estómago, y los trastornos de la deglución cuando quedan incrustados en la cavidad bucal.

Por lo tanto, el efecto mecánico de limpieza “beneficioso” que puedan tener los huesos, se ve limitado por las consecuencias nocivas de los mismos. Hay animales que saben comer huesos y otros no. El tamaño de los huesos debe ser suficientemente grande como para no poder tragarlos fácilmente. Es recomendable ofrecerles a nuestras mascotas periódicamente un hueso para su higiene dental.

¿Cómo se realiza la higiene dental periódica?

Lo ideal es cepillarle los dientes a nuestras mascotas una o varias veces por semana para mantener una higiene dental adecuada.

Sugerencias para realizar una correcta limpieza:

  • Los dientes no deben tener sarro, de ser así consultar con su médico veterinario.
  • El cepillo debe tener cerdas blandas, se puede utilizar un cepillo de uso pediátrico.
  • Nunca utilizar dentífricos de uso humano porque son tóxicos para los perros.
  • Se puede utilizar agua común con un poquito de bicarbonato o pastas dentales de uso veterinario.
  • Se deben cepillar los dientes en la unión con las encías. Al principio conviene empezar con pocos dientes y con el tiempo aumentar paulatinamente la cantidad a cepillar.

Hay que tener mucha paciencia y comenzar mojando el cepillo en la preparación casera, luego colocarlo en la unión del diente con la encía en un ángulo de 45º y con suaves movimientos circulares cepillar por unos segundos las caras externas de los dientes. No intentar limpiar toda la boca el mismo día, recordar que las mascotas no están acostumbradas y no les gustará al principio esta limpieza.

Con paciencia repetir cada semana la operación incrementando cada vez más la cantidad de piezas dentales a limpiar. Siempre que termine la operación se puede premiar a las mascotas con algo placentero, así de esta forma ellos pueden asociar la limpieza dental con algo «lindo «que viene después. (por ejemplo, un hueso de cuero).

La frecuencia ideal de cepillado es «todos los días», pero como esto es casi imposible, lo mínimo recomendable es una vez por semana. Recordar que cada seis meses se debe hacer un control bucal completo por cuenta de su medico veterinario de confianza.

¿Qué es una carie?

Es un área de pérdida del esmalte causada por las toxinas liberadas por los microorganismos después de la fermentación de los carbohidratos. Se aprecia como un área blanca cretácea o pardo-negruzca. El tratamiento consiste en la remoción de toda la carie y colocación de un material especial para restaurar la cavidad formada.

¿A qué se debe la mala oclusión dentaria?

Los trastornos de mala oclusión en los animales son de origen genético o adquirido.

Genéticos: encontramos aquellos casos en que los huesos de la cara crecen de forma atípica respecto al estándar racial y la relación entre mandíbula y maxilar superior son incorrectas.

Ej. Braquignático (mandíbula corta), Prognático (mandíbula larga), enognático (mandíbula retraída) o bien los maxilares superiores son más largos o cortos que lo habitual.

En todos estos casos la erupción dentaria suele ser correcta, pero las piezas se desubican debido a la mala posición de los huesos.

Adquiridos: en estos casos, tenemos aquellos factores que afecten directa o indirectamente al proceso eruptivo de los dientes, quedando estos desubicados aunque sus huesos sean normales. Es muy frecuente cuando hay retención de dientes de leche, estos impiden la normal erupción de los dientes permanentes originando una mala oclusión.

También los traumatismos pueden generar mala posición dentaria.

La gran mayoría de estas afecciones de mala oclusión se corrigen con ortodoncia siempre y cuando el caso se tome a su debido tiempo. Los trastornos óseos se pueden corregir quirúrgicamente, pero no es recomendable por el bienestar del animal, a menos que la patología sea lo suficientemente nociva para la salud del mismo.-

¿Qué es enognatismo?

El enognatismo es un problema de crecimiento óseo que obedece a causas genéticas.

Los huesos del maxilar superior y de la mandíbula tienen centros de osificación independiente, esto significa que crecen por su cuenta y finalmente cuando cesa su crecimiento deberían estar en el lugar correcto según la raza. Esto podría significar asimetrías entre ambos maxilares (superior e inferior) durante su crecimiento.

Hay tiempo de crecimiento hasta los 6 meses de edad, pero hay que realizar controles periódicos para evaluar la tasa de crecimiento ósea y la erupción de la dentición permanente.

Al realizar dichos controles podremos evaluar el grado de impacto que los dientes permanentes podrán tener sobre tejidos blandos, recordar que al no tener el cierre correcto los colmillos inferiores pueden lesionar el paladar. Asimismo, se podría planificar una corrección ortodóntica que favorecería el crecimiento mandibular y se reubicarían los dientes en crecimiento, para que no lastimen los tejidos blandos y/o duros.

¿Qué es la hiperplasia gingival?

Es una respuesta a la irritación o inflamación producida por la acumulación de placa o cálculos. Es una lesión firme, indolora, proliferativa del margen libre de la encía. Puede ser tan extensa que los dientes quedan cubiertos por este nuevo tejido.

¿Qué es la enfermedad periodontal y cuál es su tratamiento?

Es una enfermedad de curso crónico que afecta el aparato de sostén de los dientes, no siempre se detecta a tiempo. Al aparecer el mal olor en la boca de nuestras mascotas, ya existen lesiones irreversibles como pérdida de hueso alveolar, retracción de encías y pérdida de dientes.

«La presencia de sarro en los dientes no se evita sólo con el uso frecuente de alimento balanceado y tampoco se retira el que ya esta adherido por el solo consumo de ellos. Incluso el cepillado hogareño no suele ser suficiente para su control»

El tratamiento general consiste en una limpieza profunda de los dientes, para quitar el sarro adherido, tanto el que se ve sobre los dientes, como el que no se ve, y que está debajo de las encías.

Una vez retirado el sarro, se deben pulir las coronas y quitar las piezas que estén flojas. También se deben tratar las bolsas subgingivales para reducir su tamaño y evitar que vuelvan a juntar restos de comida. Todas estas maniobras conviene realizarlas bajo sedación y/o anestesia por su índole dolorosa.

Con la limpieza realizada por el profesional veterinario no alcanza, se deben mantener en el tiempo las costumbres de higiene, para evitar recaídas frecuentes. Para la higiene dental se puede utilizar en forma periódica Clorehexidina en solución. Lo ideal seria una aplicación diaria, pero con 2 – 3 veces por semana suele ser suficiente.-

La enfermedad periodontal no se cura y solo se controla, por lo que es muy importante el examen veterinario cada seis meses sin excepción.

Fuente: Foyel.com

Si te ha resultado interesante... ¿nos compartes? :) 0
Noelia
Escrito por
Noelia
Más artículos de Noelia

Absorbentes sanitarios para gatos

Proporcionan confort e higiene.
Leer más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Informo que los datos de carácter personal que me proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por Óscar Giménez Aldabas, como responsable de esta web. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicito es para gestionar los comentarios en este blog. La legitimación se realiza a través del consentimiento del interesado. Te informo que los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de OVH Hispano S.L.U. (ver su política), proveedor aprobado por el Comité Europeo de Protección de Datos. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en oscar@kicaweb.com así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en la política de privacidad.