Consejos para cuidar la salud dental de tu perro

consejos salud dental perro

Cuidar la salud dental de tu perro es fundamental para prevenir la aparición de problemas como pueda ser dolor o inflamación de las encías, mal aliento o complicaciones para comer con normalidad. Para ello, es fundamental limpiar correctamente los dientes del animal pues, en caso contrario, puede conllevar la aparición de enfermedades que puedan incluso dañar a órganos vitales de tu mascota. Imprescindible, por tanto, prevenir para que el animal envejezca con unas encías sanas y unos dientes en buen estado.
Una cosa está clara. El perro no sabe lavarse solo los dientes, así que toda la responsabilidad de su aseo y de su higiene corre por cuenta del dueño.

Para cuidar la salud dental de tu perro has de comenzar desde que es cachorro. Dependiendo de en qué etapa de la vida se encuentre necesitará unos u otros cuidados en su boca. Cuando la mascota tenga entre seis y ocho meses ya contabilizará los 42 dientes que seguirán con el a lo largo de su vida. Mira su boca cada semana, de manera periódica, y comprueba si todo está bien, las encías no están inflamadas, no hay sarro…

Y es que muchos perros experimentan los primeros problemas bucales y dentales a partir de los tres años, siendo el sarro uno de los síntomas visibles que primero nos va a dar una pista de que quizá no estemos dando al can la correcta higiene que necesita.

La higiene dental como parte de sus hábitos y juegos diarios

Es importante saber inculcar al perro el hecho de que la limpieza y cepillado de sus dientes es parte de su juego, de su rutina, del cariño que le damos día a día. La comida se acumula en su boca, entre los dientes y en las encías, llegando a endurecer y formando así el sarro, un lugar en el que las bacterias pueden campar a sus anchas, haciendo daño a las encías y haciendo que incluso el animal pueda llegar a perder el diente afectado.

Para el eliminar el sarro se recomienda acudir al veterinario y hasta anestesiar al perro para trabajar con mayor comodidad. Por eso, si queremos evitar esta escena, es imprescindible que mantengamos una buena higiene en su boca, revisándola en casa y llevándolo al veterinario cada seis meses para que pase revista a la situación.

Si acostumbramos al perro a que los dientes se cepillan una vez por semana hay que ser constantes y convertirlo en un rutina más. Primero puedes hacerlo con un cepillo sin pasta, hasta con el dedo, hasta que poco a poco se acostumbre. Las cerdas han de ser suaves, rectas, formando grupos y con los extremos redondeados, de un tamaño que se ajuste al propio tamaño del animal.

En cuanto a la pastas, no hay que usar la tuya propia que empleas en tu aseo diario, ya que el exceso de flúor puede ser tóxico para la mascota. Hay productos específicos para una buena higiene dental del perro, con cepillos y pastas especiales para ellos.

Por otro lado, a través de la alimentación también puedes cuidar los dientes de tu perro. ¿Cómo? Pues dándole una dieta seca en vez de comida enlatada ya que, por ejemplo, el contacto de las bolas de pienso en los dientes contribuye a la prevención de la aparición de placa bacteriana y sarro. Aunque, no obstante, esto nunca debería ser tomado como una forma de reemplazar una adecuada higiene bucal para tu mascota.

Además, existen otros productos específicos que sirven para cuidar los dientes y las encías del animal, como los aperitivos en forma de hueso o juguetes de caucho o nailon.

Si te ha resultado interesante... ¿nos compartes? :) 0
Noelia
Escrito por
Noelia
Más artículos de Noelia

La reproducción de los gatos

La gestación media de una gata dura entre 63 y 65 días.
Leer más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *