Comportamiento de los conejos enanos, qué hacen y por qué

comportamiento conejos enanos
Una de las manías más característica es el tamborileo que hacen con sus patas traseras.

Los conejos enanos son en realidad animales silvestres y es este hecho el que explica algunos rasgos del comportamiento de los conejos enanos que pueden ser especialmente llamativos. En general, los conejos son animales muy activos, por lo que la educación y el entrenamiento son importantes si queremos tener un conejo en casa. No obstante, los conejos son animales muy silenciosos, pero es habitual que emitan sonidos o chirríen sus dientes cuando quieren expresar algo. De esta forma, si frotan los dientes suavemente están expresando felicidad y si los hacen chirriar con fuerza están expresando que tienen algún dolor.

Otra característica peculiar del comportamiento de los conejos enanos es la forma en la que se comunican con los sonidos que emiten. Así, es importante que aprendamos a identificar su bufido de defensa, con el que está indicando que se siente amenazado y que es mejor que nos alejemos de él. Además pueden emitir sonidos de inquietud o sonidos de abandono. En este caso, están indicándonos que necesitan nuestra protección.

Una de las manías de los conejos más singular es el tamborileo que hacen con sus patas traseras. Tenemos que saber que el conejo nos está transmitiendo que se siente amenazado.

Otras manías de los conejos

En el comportamiento de los conejos enanos se observa de forma habitual la tendencia que tienen a escarbar con sus patas delanteras, con lo que es importante que dispongamos de un lugar con arena donde puedan hacerlo para evitar que escarben en cualquier lugar de la casa.

La expresión corporal es un aspecto muy importante de su comunicación, de forma que las carreras repentinas con la que nos sorprende nuestro conejo no son más que muestras de alegría. Si nuestro conejo se levanta sobre sus patas traseras es porque hay algo que le llama la atención y quiere observarlo con atención. Si, por el contrario, se sienta sobre sus patas traseras o se extiende sobre un costado, nuestro conejo se siente relajado. Y cuando se ha asustado por algún motivo, nuestro conejo puede adoptar una postura de camuflaje, totalmente aplastado contra el suelo. En estos casos, la mejor opción es dejarlo tranquilo hasta que se sienta de nuevo relajado.

En definitiva, estos animales tienen un lenguaje no verbal muy rico que tendremos que aprender a interpretar para conocer qué le ocurre en cada momento y qué significado debemos darle a sus gestos, sus sonidos, para de este modo saber responder con éxito a sus necesidades y a todo aquello que le ocurra durante la convivencia.

Si te ha resultado interesante... ¿nos compartes? :) 0
Noelia
Escrito por
Noelia
Más artículos de Noelia

La reproducción de los erizos

Debemos tener en cuenta algunos aspectos de los machos y las hembras.
Leer más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *