Cobayas

Son originarias de Perú y viven de cuatro a ocho años. Las cobayas son unas mascotas que cada vez se ven más en el hogar.

Las cobayas son unas mascotas que se adaptan muy bien a vivir en el hogar y por eso se convierten en una mascota muy simpática y fácil de cuidar. Se trata de unos mamíferos que proceden de Perú y llegaron a Europa en el siglo XVI. Tienen una esperanza de vida de cuatro a ocho años.

El cuidado de las cobayas es sencillo, también barato, y se trata de unas mascotas dóciles y tímidas, de hecho, están considerados como los roedores más buenos y pacientes.

Las cobayas son tranquilas y fáciles de domesticar. Al contrario que los hámsters, las cobayas son animales diurnos y gregarios, conviven fácilmente con otras compañeras incluso con otras especies como los conejos.

Las cobayas pueden vivir en conejeras, en jaulas de hámsters grandes o también en cajones. Eso sí, deberemos tener en cuenta que habrá que protegerlas de cualquier elemento externo y deberán estar en un ambiente tranquilo y a la sombra. No soportan las corrientes de aire ni el calor ni la humedad muy alta ni el exceso de ruidos. En invierno conviene que no estén en el exterior.

En cuanto a la alimentación, hay que darles de comer dos veces al día. Su dieta se basa en concentrados (en papilla o bolitas) junto con frutas, verduras, hortalizas, zanahoria, hinojo, grano, heno y agua.

Los cobayas precisan especialmente de vitamina C, de otro modo contraerían el escorbuto. También necesitan vitamina E y K. y mucho heno.

Respecto a las enfermedades que pueden contraer las cobayas son parecidas a las de los hámsters o conejos, principalmente provocadas por una mala alimentación: falta de heno, dietas mal equilibradas, alimentación poco variada o en mal estado.

También puede sufrir complicaciones en los dientes, un excesivo crecimiento de uñas o diarreas. En cuanto a las enfermedades propias de la piel, éstas pueden ser provocadas por piojos, pulgas, ácaros u hongos. Para solucionarlo, hay que eliminar todo el lecho y desinfectar la jaula. Asimismo, se pueden manifestar inflamaciones o úlceras en las patas cuando el piso de la jaula está áspero, húmedo o sucio.

Si te ha resultado interesante... ¿nos compartes? :) 0
Noelia
Escrito por
Noelia
Más artículos de Noelia

El comportamiento de los conejos

Normas de convivencia básicas para poder disfrutar de nuestra mascota en casa...
Leer más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *