Cómo cuidar a tu chinchilla

Son mascotas cariñosas, traviesas y hábiles.

Los cuidados de la chinchilla son fáciles y también económicos, ya que su pequeño tamaño y su poco peso hacen que no precisa mucha alimentación. Cada vez más se están convirtiendo en una de las mascotas más demandadas; son traviesas, cariñosas, muy hábiles y pueden realizar grandes acrobacias y saltos.

Las chinchillas son independientes, silenciosas y limpias y para convivir en plenas condiciones puedes proporcionarle un compañero de juegos con otra mascota de su misma especie.

Para que la chinchilla viva en buenas condiciones deberás regresar su hábitat natural, criándola en un lugar lejos de altas temperaturas y cerrado. La jaula, cuyo tamaño tiene que ser grande sobre todo a lo lato para que escalen y salten a su gusto, deberá tener ventilación, sin corrientes, y se recomienda una temperatura media de 18ºC.

En cuanto a la alimentación, se recomienda darle una dieta diario a base de pienso especial para chinchilla con heno y niveles altos de fibra. También de vez en cuando le puedes dar trocitos de manzana, pera o pan duro, pero no le des verdura ya que no le va bien para su organismo.

Respecto a la limpieza, deberás usar una arena especial (carbonato de calcio) para desengrasar, refrescar y dar brillo a su pelo. La chinchilla es un animal que precisa un baño diario, mejor por la mañana.

Si te ha resultado interesante... ¿nos compartes? :) 0
Noelia
Escrito por
Noelia
Más artículos de Noelia

La reproducción de los gatos

La gestación media de una gata dura entre 63 y 65 días.
Leer más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *