Las bolas de pelo en los gatos

Pueden llegar a traer complicaciones en la salud de nuestra mascota.

Los gatos se limpian ellos solos varias veces al día lamiéndose el cuerpo, un hábito que resulta muy apropiado para su higiene pero que puede traer una complicación añadida: la creación de bolas de pelo. Y es que con su lengua áspera arrastran los pelos muertos que sueltan y la mayoría de este pelo termina por ser tragado por el gato y puede formar bolas de pelo en el estómago, más o menos grande dependiendo de la cantidad de pelo que puedan llegar a ingerir.

Si nuestro gato ingiere pelo pueden suceder varias cosas. Las bolas pueden discurrir por el intestino sin causar daños en el animal, que las expulsará en las heces. Otras veces sí producirán malestar en el gato pero si son pequeñas podrá expulsarla al vomitar.

Pero todo puede complicarse si las bolas de pelo atraviesan el píloro para dirigirse al intestino delgado, donde pueden seguir causando vómitos en el gato pero no pueden ser expulsadas. Si no son demasiado grandes pueden proseguir por el intestino hasta ser expulsadas en las heces pero, si son grandes y quedan retenidas en el intestino, el malestar en nuestro gato puede ser muy grande, desembocando en una pérdida total de ganas de comer y una paralización de las funciones intestinales, provocando una oclusión intestinal. Si sucede esto, acudiremos al veterinario.

El veterinario hará avanzar la bola de pelo por todo el intestino hasta el ano aunque, en casos muy graves, el especialista se verá obligado a cortar la pared intestinal para poder sacar la bola, algo que debe solucionarse con cirugía para liberar el intestino, ya que de otro modo el gato puede morir.

Hay gatos más propensos a formar bolas de pelo, como los de pelo largo y los más viejos (con un sistema digestivo más lento y delicado). Además, deberemos estar atentos también en las épocas de muda, un momento del año en el que más pelo puerto suele tragar.

Para evitar que los gatos ingieran bolas de pelo debemos optar por una prevención consistente en cuidar las medidas higiénicas y sanitarias. Así, prestaremos especial cuidado al cepillado, algo imprescindible para los gatos con largo pelo. Lo haremos como mínimo una vez al día, dos veces en época de muda. Los gatos de pelo corto los cepillaremos también pero con menos asiduidad.

También debemos tener especial cuidado con la alimentación de los gatos. Le daremos piensos con mayor contenido de fibra y suplementos con malta, levadura de cerveza o aceite de hígado de bacalao, algo que favorece la eliminación natural de la bolas de pelo y, además, complica la creación de las bolas en su interior. En casos graves podemos usar laxantes.

Si te ha resultado interesante... ¿nos compartes? :) 0
Noelia
Escrito por
Noelia
Más artículos de Noelia

Mops – carlino – pug – doguillo

Origen: China Es indudablemente un perro cuadrado y regordete, "multum in parvo"...
Leer más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Informo que los datos de carácter personal que me proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por Óscar Giménez Aldabas, como responsable de esta web. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicito es para gestionar los comentarios en este blog. La legitimación se realiza a través del consentimiento del interesado. Te informo que los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de OVH Hispano S.L.U. (ver su política), proveedor aprobado por el Comité Europeo de Protección de Datos. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en oscar@kicaweb.com así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en la política de privacidad.