El baño de tus mascotas

Cada especie tiene sus propias particularidades en cuanto al aseo.

Al igual que las personas, a los animales hay que proporcionarles cuidados higiénicos para mantener su salud. Estos cuidados incluyen baños, cepillado, cepillado de dientes, limpieza de ojos y oídos…

A la hora de realizar estos cuidados surgen muchas dudas y una vez más acudimos hasta el Centro Veterinario Bitxos para resolver todas las cuestiones que puedan surgirte.

¿Tengo que bañar a mi mascota?

Sí. Es conveniente bañar a todas las mascotas de forma regular, aunque hay diversos factores que influyen en la frecuencia o tipo de baños que podemos realizar.

Cada especie tiene sus particularidades.

  • Perro de pelo largo: Para cuidar el pelo de estos animales es conveniente realizar un lavado con champú y acondicionador específico cada mes o cada dos meses. Es necesario cepillar el pelo de los perros de pelo largo todos los días para evitar la formación de nudos que después hagan mucho más difícil el baño o aseo. Se les puede cortar el pelo en verano si resulta más cómodo para el propietario y la mascota. Es recomendable dejar el corte de pelo de nuestro animal a expertos profesionales en peluquería canina.
  • Perro de pelo corto: Aunque su pelo no se enreda, es recomendable mantenerlo limpio y brillante con un lavado con champú especial canino cada mes o cada dos meses. El cepillado también es importante para mantener el brillo y quitar el pelo muerto, pero puede realizarse con menos frecuencia, dos o tres veces por semana.
  • Gato de pelo corto: Los gatos son animales muy limpios que se asean constantemente, por lo que su lavado puede espaciarse en el tiempo. Puede ser suficiente realizar un baño cada 3 ó 4 meses, aunque dependiendo de las costumbres de nuestro gato, puede ser necesario realizarlo más a menudo. Cepillar a nuestro gato con manoplas de caucho es una buena costumbre que se puede realizar todos los días, ya que a nuestro animal le encanta y le ayudamos a mantener la higiene del pelo, a la vez que evitamos que suelte tanto pelo por la casa.
  • Gatos de pelo largo: Los gatos de pelo largo también se asean mucho, pero cuando aparecen nudos en el pelo no se los pueden quitar. Por ello es especialmente importante el cepillado diario con cardas especiales que corten los nudos. Además, algunos animales necesitan pasar por la peluquería para quitarles los nudos o para cortarles el pelo. Cuando los gatos tienen nudos en el pelo, el lavado y peinado puede resultarles doloroso, por lo que se recomienda la sedación.
  • Hurones: los hurones, al desprender un olor tan particular, suelen ser bañados frecuentemente por sus propietarios, por lo que no suelen presentar problemas en este aspecto.
  • Conejos, ratones, hámsters, cobayas… También podemos bañar a nuestro pequeño amigo, especialmente si es una raza de pelo largo. Se recomienda emplear champú especial para cachorro de perro o gato, manoplas de caucho, cepillos suaves, cardas cortanudos… dependiendo del tipo de pelo de nuestro animal. La frecuencia del baño dependerá de a qué lo acostumbremos. En general, si resulta una experiencia muy traumática para nuestra mascota, o se estresa mucho, puede ser suficiente con un baño al año.
  • Hay casos especiales, como el de las chinchillas, en las que se recomienda los baños de arena diarios, en lugar de los baños convencionales.
  • Pájaros: En todas las especies es recomendable proporcionar la oportunidad de bañarse todos los días o cada dos días, bien sea con bañeritas en la jaula, debajo del chorro del grifo o con pulverización.
  • Reptiles: la mayoría se benefician de dos a tres baños semanales con agua tibia, que además de ayudarles a mantener su higiene, les ayuda a hidratarse. Hay especies a las que les gusta particularmente el agua y se meten fácilmente en bañeras. Sin embargo, hay otras especies que requieren el agua en forma de lluvia

¿Qué productos debo usar para bañar a mi mascota?

Siempre productos específicos. Los animales no tienen el mismo pH en la piel que los humanos, por lo que no se deben emplear productos para personas.

Existe gran variedad de productos en el mercado: champús específicos para resaltar colores como el blanco o el negro, champú con acondicionador, champú para cachorros…

¿Puedo bañar a mi cachorro?

Sí. Cuanto antes empecemos a bañar a nuestro animal, menos traumática le resultará la experiencia y más disfrutará con ella. Además, especialmente si nuestro animal es de pelo largo, conviene que se habitúe cuanto antes al ruido del secador, que puede resultar muy fuerte para animales que no lo han oído nunca. El único caso en que no es conveniente bañar a nuestro animal es justo los siete días después de cada vacuna.

Yo baño a mi perro todas las semanas ¿lo hago mal?

El pelo de los animales, igual que el de las personas, requiere una grasilla especial para mantenerse brillante y protegido. Cuando bañamos a nuestro animal muy a menudo, quitamos esa grasilla que protege el pelo, con lo que el animal tiene que volver a formarla, generando más olor y sensación de suciedad en el pelo. Por eso, cuanto más bañamos a nuestra mascota, más huele y más fino y frágil se vuelve el pelo, enredándose con más facilidad. Como máximo, se recomienda bañar a nuestro animal dos veces al mes para evitar estos problemas.

Por otro lado, existen champús sin aclarado, especialmente indicados para gatos y para cachorros recién vacunados.

Además del baño ¿qué más cuidados higiénicos requiere mi animal?

Limpieza de ojos y lagrimales: Hay animales que lagrimean mucho o tienen legañas. Esto puede ser un problema médico y siempre se ha de consultar con el veterinario. A veces, sin que el lagrimeo sea excesivo, puede provocar problemas estéticos, ya que la lágrima tiñe el pelo de un color rojizo, que en animales con la cara blanca, se ve mucho. Para estos casos existen limpiadores oculares especialmente formulados.

Limpieza de oídos: Casi todos los animales requieren de una limpieza de los oídos mínimo cada dos semanas. Para realizarla existen productos especialmente diseñados para mascotas que facilitan la tarea. No se deben emplear bastoncillos de los oídos para limpiar el canal auditivo de nuestro animal, aunque son útiles para limpiar los recovecos de las orejas. La limpieza de oídos ideal se realiza con un líquido limpiador que ayuda a desprender la cera del oído, facilitando su salida cuando el animal se sacude. Pero es fundamental que antes de que se sacuda hagamos un masaje en el oído para que se desprenda bien la cera. Los productos de limpieza en spray pueden asustar a nuestra mascota al oír y sentir la pulverización en el oído.

La limpieza de oídos es especialmente importante en animales que tienen pelo en el canal auditivo.

Limpieza de dientes

Cepillado del pelo: El cepillado de nuestra mascota es aconsejable en todos los casos, usando los cepillos más adecuados según el tipo de pelo de nuestro animal.

Si te ha resultado interesante... ¿nos compartes? :) 0
Noelia
Escrito por
Noelia
Más artículos de Noelia

Schapendoes

El Schapendoes es un perro de pastoreo que presenta una estructura corporal...
Leer más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *