Bandeja sanitaria para gatos

Debe tener condiciones especiales que se adapten a su función, a los gustos y necesidades de nuestra mascota.

La bandeja sanitaria ha sido como el pasaporte del gato en su posicionamiento como animal de compañía dentro de la comunidad humana moderna o postmoderna. Efectivamente, la bandeja sanitaria es el elemento que le permite al gato convivir en casa sin tener que salir a hacer sus necesidades a la calle o el jardín.

La bandeja sanitaria tiene además una gran importancia desde el punto de vista preventivo por evitar la diseminación de parásitos intestinales, ya que la eliminación diaria de la materia fecal recogida con una palita de la bandeja corta el ciclo de dichos parásitos (áscaris, coccidios, toxoplasmas, giardias, etc.).

Obviamente que no es conveniente que el gato haga sus necesidades en un jardín, en macetas, areneros, etc., donde la materia fecal pueda quedar por muchos días o permanentemente, ya que estos son los lugares en donde también quedan los huevos de los parásitos y posteriormente se vuelve a reinfectar tanto el gato como las personas (generalmente niños) que interactúan en esos lugares.

Los gatos pueden desarrollar una relación especial con su bandeja sanitaria, al punto tal de producirse la aversión de la utilización de la misma por diversos motivos. Tiene importancia el tipo de piedrita sanitaria, la que le puede gustar o no al gato, que esté limpia o sucia, el lugar donde está, etc.

Características de las bandejas sanitarias para gatos

Las bandejas sanitarias pueden ser permanentes o descartables: las primeras son generalmente de plástico, aunque pueden ser de cualquier material, como metal, loza, etc.; las descartables suelen ser de cartón duro y, según el uso, pueden durar uno o varios días. Lo importante es que si son permanentes, sean de fácil limpieza.

Las paredes laterales deben ser lo suficientemente altas como para contener las piedritas sanitarias y además evitar que el gato las elimine fuera de la bandeja.

Hay modelos que tienen paredes altas e inclusive techo, como una jaula de viaje. Estas bandejas son desmontables para su limpieza y son beneficiosas para casas con varios gatos, sobre todo si están ubicadas en lugares donde el gato se puede sentir molestado mientras hace sus necesidades (por ejemplo si está en un pasillo donde transita la gente de la casa). También son útiles cuando hay varios gatos y alguno molesta o ataca a otro cuando está en la bandeja. Otra de las cosas que no hay que hacer es tomar al gato para darle alguna medicación o hacer algún tratamiento mientras está en la bandeja, ya que esto puede hacerle tomar aversión a la misma y luego hará sus necesidades fuera de ella.

Ubicación de la bandeja sanitaria para gatos

La bandeja sanitaria debe estar en un lugar tranquilo y de fácil acceso para el gato, o sea, debe estar constantemente libre el camino a ella. Mientras el gato es joven, cierto grado de dificultad para llegar a la bandeja no lo afectará, pero con el tiempo puede aumentar la necesidad de uso de la bandeja, como por ejemplo a aquellos gatos con insuficiencia renal que orinan más de lo normal. Además, con la edad se dificulta la movilidad y la posibilidad de acceder a lugares altos o con obstáculos en el camino.

Siempre se podrá encontrar un lugarcito dentro de la casa para poner la bandeja, como por ejemplo un baño accesorio, el lavadero, un rincón de la cocina, etc. No es conveniente ponerlo en el balcón o lavadero si está a la intemperie o si hay que traspasar una puerta que queda cerrada.

Material para la bandeja sanitaria

Se han utilizado una gran cantidad de elementos como material sanitario para las bandejas, por ejemplo arena, tierra, viruta de madera, papel de diario cortado, etc., pero en general estos sustratos no cumplen con las condiciones mínimas que debe tener para su función.

Los elementos utilizados deben tener:

  • Gran capacidad de absorción de líquidos (orina)
  • Deben neutralizar los olores
  • Ser livianas para transportar, pero también deben ser suficientemente pesadas para que no se peguen en los pelos del gato y las desparrame por la casa
  • Deben ser fácilmente desechables
  • Económicas ya que se cambian a menudo

Algunas arcillas como la bentonita, que es un material volcánico, cumplen con estos requisitos. Son absorbentes y se aglomeran al ser mojadas lo cual facilita su retiro como bloque. También son buenas neutralizantes de olores.

En general para un gato en condiciones normales de salud la bandeja se deberá cambiar luego de una semana, retirándose diariamente los desechos sólidos.

Otros elementos son las piedritas de sílice o sílica gel, que tienen gran absorción de líquido y olores. Son perlas cristalinas y mucho más livianas que la bentonita. En general son más caras porque dicho material se obtiene por industrialización. Últimamente se han industrializado algunos productos reciclables, como por ejemplo pelets de papel de diario o de residuos de la molienda del maíz. A todos estos productos se los esta adicionando de distintos productos como desodorantes, indicadores de pH de la orina (para controlar la orina del gato que la usa), etc.

La mejor forma de armar la bandeja sanitaria es poner sobre la bandeja una bolsa de nylon fino. Luego sobre ella se colocan unas hojas de papel de diario y sobre éstas la capa de piedritas. De esta forma, cuando haya que cambiar todo, se envuelve todo en la bolsa de nylon y se tira a la basura. Luego se lava la bandeja con agua caliente y detergente, se enjuaga bien y se seca antes de volver a armar.

Fuente: http://www.foyel.com

Si te ha resultado interesante... ¿nos compartes? :) 0
Noelia
Escrito por
Noelia
Más artículos de Noelia

Sapo de uñas enano

Son ranas acuáticas y carnívoras.
Leer más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *