Los animales también sufren

Presentan reacciones ante el dolor y el sufrimiento.

No siempre los actos que realizan nuestras mascotas nos ayudan a comprender el mensaje que nos quieren transmitir. Desde la clínica veterinaria Eurovet nos dan una serie de pautas encaminadas a interpretar estos actos.

Durante mucho tiempo hemos querido ignorar que los animales también sufren. No pudiendo expresar su dolor con palabras, era más fácil negar la su existencia. Y sin embargo, con dolor, el animal sufre como nosotros y presenta, en consecuencia, alteraciones en su comportamiento.

Por ejemplo. Si tu mascota deja una oreja baja o se queja rascándola, si cojea levantando una pata en el aire, el dolor es preciso y localizado. Por otro lado, si gime o grita de forma repetida no podemos localizar el fenómeno. Otro ejemplo. Al perro que da pequeños gritos y tiene dificultades en continuar caminando, probablemente le duela la columna vertebral. Por su parte, el gato que, delante de su comedero, huye como si estuviese asustado, presenta con toda seguridad problemas de dientes o gingivitis.

Cambios en el comportamiento

Un animal triste puede mostrase agitado o apático y puede dejar de comer y de dormir. Los dolores crónicos pueden provocar jadeo y dilatación de las pupilas. Además, ciertos animales se aíslan. También puede ocurrir lo contrario, que un perro que no participaba más en la vida familiar recobra un comportamiento normal después de quitarle un diente dañado.

Las relaciones muy próximas del perro y del gato con el hombre a veces hacen que el animal pueda exagerar. Su resistencia al dolor, como en el ser humano, es más o menos importante según la edad, el carácter, la educación…

Dado el afecto extremo que desarrolla el animal hacia su dueño este es capaz de sentir un dolor físico y psicológico, incluso padecer depresión en caso de fallecimiento del propietario. Los primeros síntomas son ladridos o aullidos tras la muerte. Después el animal puede entrar en un estado de postración. No importa que su dolor sea físico o mental: deberá ser aliviado.

Si te ha resultado interesante... ¿nos compartes? :) 0
Noelia
Escrito por
Noelia
Más artículos de Noelia

El picaje en los pájaros

Algunas aves picotean sus plumas y pueden dañarse.
Leer más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Informo que los datos de carácter personal que me proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por Óscar Giménez Aldabas, como responsable de esta web. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicito es para gestionar los comentarios en este blog. La legitimación se realiza a través del consentimiento del interesado. Te informo que los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de OVH Hispano S.L.U. (ver su política), proveedor aprobado por el Comité Europeo de Protección de Datos. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en oscar@kicaweb.com así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en la política de privacidad.