Cómo amoldar tu vida a la convivencia con una mascota

amoldar vida convivencia mascota

¿Mamá quiero un perro? ¿Papá quiero un gato? Mamá, convence a papá. Papá, dile a mamá que le prometo que yo lo saco a pasear. ¡Mamá, papá, por favooooor! Cuántas veces se habrán oído frases como estas en una casa. Cuando el pequeño o la pequeña se encapricha y toda su vida gira en torno a una mascota. La quiere, y punto. Lo más habitual es que los progenitores accedan y acaben adquiriendo un perro o un gato. Lo normal, también, es que sean ellos los que acaben sacándolo a pasear. Tener un animal en casa no es algo sin importancia. Hay que amoldar la vida a la convivencia con una mascota.

¿Qué cambia en nuestra vida con una mascota?

En primer lugar hay que dejar claro que todo dependerá de la mascota. Es más, todo dependerá (siempre hablando de las clásicas) de si es un perro o no. Y como son los canes los que necesitan salir a pasear y hacer sus necesidades y, sin duda, se trata de la mascota que más cambiará nuestro día a día, centraremos el artículo en ellos. En los maravillosos perros.

  1. Las horas: se acabó lo de levantarse solo con diez minutos de tiempo para arreglarse e ir a trabajar. Nada de eso. Arriba 45 minutos antes y a pasear al perro. A mediodía lo mismo. Si queremos comer fuera, perfecto, pero antes pasamos por casa que el can tiene que mear. ¿Qué también queremos cenar fuera? Muy bien. Ya sabemos lo que toca.
  2. Los viajes: ahora hay un nuevo miembro de la familia. Cuando planeemos un viaje tendremos que saber si nos lo vamos a llevar, y, en caso contrario, dejarle en un lugar donde esté bien cuidado. Ya sea con algún familiar o amigo o en una de las muchas guarderías de perros que hay en todas las ciudades.
  3. Limpieza: esto sí se puede aplicar casi a cualquier animal. O limpiamos más, o la casa estará sucia. Es lo que tiene convivir con una mascota. Es inevitable.
  4. Economía: hay una boca más que alimentar. Antes de tener un animal en casa, hagamos cuentas y estemos seguros de que no va a pasar hambre.

Estas cuatro puntualizaciones son, a grandes rasgos, las principales variaciones que puede provocar en nuestra vida la convivencia con una mascota. A alguno le habrá parecido que es muy duro, incluso que es mejor no tener un animal en casa; pero no, al menos en mi opinión, todos los esfuerzos se ven compensados por el cariño de ese animal.

Si te ha resultado interesante... ¿nos compartes? :) 0
Óscar
Escrito por
Óscar
Más artículos de Óscar

Cómo escoger el mejor pienso para gatos

Para cualquier mascota, la alimentación juega un papel fundamental, puesto que a...
Leer más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Informo que los datos de carácter personal que me proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por Óscar Giménez Aldabas, como responsable de esta web. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicito es para gestionar los comentarios en este blog. La legitimación se realiza a través del consentimiento del interesado. Te informo que los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de OVH Hispano S.L.U. (ver su política), proveedor aprobado por el Comité Europeo de Protección de Datos. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en oscar@kicaweb.com así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en la política de privacidad.