Alimentos peligrosos para los gatos

Son mascotas con un sistema digestivo y metabólico muy sensitivo y delicado.

Contrario al pensamiento popular, los gatos no siempre saben lo que es buen para ellos. Muchos piensan que los gatos al ser animales de vida salvaje comen basura, ratones y otros desechos, por lo que no deberían tener ningún tipo de problemas. Así como nosotros nos comeríamos un sabroso y oloroso pedazo de carne, los gatos pueden ingerir alimentos de buen olor pero que pueden provocar más de un problema en su sistema digestivo.

Muchos de esos alimentos pueden que no sean tan peligrosos, pero debemos estar prevenidos sobre aquellas comidas o dulces que pueden ser encontrados o dados por sus propios cuidadores.

Alimentos peligrosos

  • Alimento para perros. Aunque la comida para perros contiene muchos ingredientes similares a la de los gatos, nunca cometas el error de pensar que son parecidas. Sólo la comida para gatos especialmente formulada puede cubrir sus necesidades nutricionales. Los gatos requieren alrededor de cinco veces más proteína en su dieta que los perros, además de más Vitamina B, Niacina, Vitamina A y Acidos Grasos. También el aminoácido Tiamina es muy importante y esencial en la dieta, ya que no son capaces de producir ellos mismos estas sustancias. Gatos alimentados con comidas para perros pueden presentar serios problema de salud. La visión es un aspecto importante a considerar, con problemas como degeneración retinal central que pueden llevar a la ceguera debido a dietas prolongadas con deficiencia de tiamina, problemas cardíacos, etc.
  • Huevo crudo. Mientras los huevos cocidos poseen una gran cantidad de proteínas el huevo crudo contiene una proteína llamada avidina, que puede competir con la absorción de la Biotina (Vitamina B), que es esencial para el crecimiento y pelaje. También es necesario recalcar la posibilidad de encontrar bacterias como la salmonela en los huevos crudos, pudiendo padecer efectos de intoxicación. Algunos síntomas de deficiencia de Biotina son:

– Pérdida del pelo.

– Debilidad.

– Retardo en el crecimiento.

– Deformaciones esqueléticas.

Si tu gato presenta algunas de estas alteraciones, la situación puede ser crítica, por lo que lo recomendable es visitar al veterinario.

  • Pescado crudo. El pescado crudo puede ser muy dañino para la salud de tu gato, puede contener gusanos, parásitos internos que pueden interferir con la absorción y paso del alimento. En el pescado crudo existe una enzima llamada tiaminasa que destruye a la tiamina o Vitamina B1, que es esencial para el crecimiento y desarrollo cerebral, pudiendo causar alteraciones neurológicas. Algunos síntomas pueden ser:

– Pérdida de peso y apetito.

– Desensibilización.

– Irritabilidad.

– Vómitos.

– Debilidad en los miembros posteriores.

– Incoordinación al caminar.

Si la deficiencia de tiaminasa no es corregida puede causar problemas cardíacos, convulsiones y parálisis. Esta situación también es crítica. Dedícale tiempo y cocina bien el pescado para tu gato.

  • Hígado. Moderadamente el hígado es muy bueno para tu gato. Sin embargo, gran cantidad de hígado en la dieta puede traer problemas. No es aconsejable dar más de tres veces a la semana, ya que pueden desarrollar problemas óseos, ya que el hígado posee una gran cantidad de vitamina A, por lo que pueden llevar a una toxicidad de Vitamina A o hipervitaminosis. Algunos síntomas son:

– Deformación ósea.

– Crecimiento exagerado en espina y codos.

– Perdida de peso.

– Anorexia (Falta de apetito).

  • Cebollas. Las cebollas cocidas y crudas contienen un compuesto que para los humanos no es problema pero para los animales puede producir daño oxidativo en los glóbulos rojos de gatos, perros, caballos, ovejas y en el ganado. El problema es conocido como Anemia Hemolítica de Heinz. Al igual que en todos los seres vivos los glóbulos rojos cumplen una función vital de transportar oxígeno a todas las células del cuerpo. Dosis de al menos dos rebanadas de cebolla a la semana pueden causar problemas de oxigenación. Algunos síntomas de la anemia son:

– Pérdida de peso.

– Aletargamiento.

– Depresión.

– Aumento del pulso.

– Debilidad.

– Palidez de mucosas.

Si hay evidencias de ingesta de cebolla y presencia de alguno de estos síntomas, consulta al veterinario. Los gatos generalmente no comerán cebollas crudas por el fuerte olor, sin embargo, es necesario advertir el cuidado de dar sobras de comida en sus raciones o de cuidar bien el sellado de la basura, ya que cocidas pueden ser ingeridas sin dificultad.

  • Atún. Moderadamente en la ración está bien. Dos cucharadas de té al día pueden ser suficientes. Sin embargo, tu gato puede volverse adicto al atún. El atún contiene altos niveles de metil mercurio, especialmente el atún rojo usado en comidas enlatadas para gatos. Otro aspecto importante en la ingesta de la conserva es que a veces vienen en aceite, lo que puede causar esteatitis o enfermedad de la grasa amarilla, que consiste en una inflamación del tejido graso del animal. El efecto del aceite del atún es sobre la Vitamina E, la cual es sacada del organismo del animal, desarrollando el problema. Algunos síntomas son:

– Cototos duros y dolorosos en la piel del animal.

– Hipersensibilidad en la piel.

– Fiebre.

– Pelaje grasoso y caído.

– Dificultad al movimiento.

 

Fuente: www.zoodata.com

Si te ha resultado interesante... ¿nos compartes? :) 0
Noelia
Escrito por
Noelia
Más artículos de Noelia

Pastor de los pirineos de pelo largo

Los orígenes de esta raza son muy remotos habiendo quienes afirman que...
Leer más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *