La alimentación del gecko

Es una mascota insectívora a la que también podemos dar fruta.

La dieta del gecko se compone fundamentalmente de insectos como grillos, gusanos grandes o de seda, cucarachas, tenebrios, langostas, mariposas, moscas, termintas, termitas, larvas o saltamontes. Además, deberemos completar su alimentación con frutas como manzana, albaricoque o plátano, nunca cítricos. Añadiremos, también, una dosis de calcio y vitaminas (espolvoreadas en la fruta o insectos cada cuatro o cinco días) y nunca le faltará el agua. Si no tenemos fruta fresca podemos darle a nuestro gecko potitos de bebé. Según explican los expertos, una mezcla que funciona bien es la que consiste en juntar 30 gramos de potito de frutas con un cuarto de cucharadita de complejo polivitamínico en polvo (0,25 cm3 si es en líquido) y otro tanto de calcio en polvo.

La miel también les gusta pero no es del todo recomendable dársela siempre, ya que contiene muchos azúcares y puede provocar obesidad en el gecko. Y un gecko obeso traerá descendencia menos fuerte que llega de mascotas más estilizadas.

Daremos al gecko insectos cada quince días y el agua la cambiaremos todos los días. El tamaño de su alimento no deberá ser más largo que el tamaño de su cabeza y la mitad de ancho. Además, podemos darle alimentos más grandes como crías de ratón, ranas, carnes o pescados.

Algunos geckos como los Phelsuma spp – hembras tienen a los lados del cuello dos sacos endolinfáticos que acumulan depósitos de carbonato cálcico; al tacto podremos saber la reserva de calcio que tienen, calcio que usan para la formación de los huevos.

Por su parte, el gecko diurno no posee defensas contra los parásitos por lo que pueden enfermar gravemente o incluso morir. La única manera de asegurarnos de que los insectos que hemos capturado para ellos en el campo, por ejemplo, no van a ser perjudiciales es congelarlos durante dos semanas como mínimo, aunque puede ocurrir que no quieran comerlos porque les gusta presas “en movimiento”. Si se lo damos vivo haremos que el veterinario vigile sus excrementos para detectar la presencia de posibles parásitos.

Evitaremos dar al gecko diurno gusanos de harina ya que apenas pueden digerir sus exosqueletos quitinosos, y sus acumulaciones les provocan importante trastornos intestinales. Además, los gusanos de la harina son muy grasos, y estas grasas tienden a provocar obesidad en los geckos.

Si te ha resultado interesante... ¿nos compartes? :) 0
Noelia
Escrito por
Noelia
Más artículos de Noelia

Americano de pelo corto

ORIGEN Procede de los gatos llevados a América desde Europa por emigrantes...
Leer más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Informo que los datos de carácter personal que me proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por Óscar Giménez Aldabas, como responsable de esta web. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicito es para gestionar los comentarios en este blog. La legitimación se realiza a través del consentimiento del interesado. Te informo que los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de OVH Hispano S.L.U. (ver su política), proveedor aprobado por el Comité Europeo de Protección de Datos. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en oscar@kicaweb.com así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en la política de privacidad.