Petardos y perros, mala combinación

petardos perros

Todos los que tenéis un perro como mascota habréis comprobado alguna vez como huye despavorido cuando hay fuegos artificiales. O como escapa y llora desconsoladamente si un petardo explota cerca de él. Los perros tienen pánico a los petardos. Es algo superior a ellos. Petardos y perros son una pésima combinación.

El miedo de los perros a los petardos se llama técnicamente acustofobia. En realidad, el temor no es solo a los petardos o a los fuegos de artificio, sino a cualquier sonido fuerte; por ejemplo, truenos. A los canes no se les suele quitar el pavor nunca. Tampoco los dueños, normalmente, hacen nada por encontrar una cura. Simplemente evitan (en la medida de lo posible) que el perro tenga que soportar ruidos de esta índole.

Consejos para tranquilizar al perro cuando explotan los petardos

Ya hemos dicho antes que, en la mayoría de los casos, se trata de un miedo irracional y, por tanto, prácticamente imposible de soslayar. Por ello, es mejor tener claro cómo debemos actuar en el momento en que el perro sea presa del pánico. Será más producente que trabajar (lo más probable que de manera infructuosa) para tratar de quitarle el miedo.

  1. Si es día de petardos, de fuegos artificiales o de tormenta es importante que no dejemos al perro solo en casa. Dentro del hogar, además, deberíamos estar con él en la habitación en la que menos ruidos se escuchen.
  2. Hay que transmitirle al perro tranquilidad. Él está acongojado, si ve que su dueño también tiene miedo se pondrá mucho peor.
  3. Una buena manera de tratar de que el perro se olvide de los petardos es hacer otros ruidos. La televisión, la radio, música. Cualquier otra cosa que, en cierto modo, pueda atemperar los ruidos que le dan miedo.
  4. También podemos jugar con él. Distraerle. Hacer que se olvide de lo que está pasando fuera.

Una cosa muy importante referente a los perros y los petardos es tener sumo cuidado si alguien tira un petardo en la calle. Es decir, si vamos, por ejemplo, por un parque, y vemos que hay unos cuantos gamberretes jugando con este elemento pirotécnico, lo mejor es que nos vayamos de allí cuanto antes. Y, por supuesto, si llevamos al animal suelto, cogerlo con la correa cuanto antes, si no, cuando explote el petardo, se pondrá a correr. Y no sabemos dónde puede acabar.

Si te ha resultado interesante... ¿nos compartes? :) 0
Óscar
Escrito por
Óscar
Más artículos de Óscar

¿Por qué mi perro tiene hambre a todas horas?

Le damos las comidas estipuladas. A veces incluso le premiamos con cosas...
Leer más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Informo que los datos de carácter personal que me proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por Óscar Giménez Aldabas, como responsable de esta web. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicito es para gestionar los comentarios en este blog. La legitimación se realiza a través del consentimiento del interesado. Te informo que los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de OVH Hispano S.L.U. (ver su política), proveedor aprobado por el Comité Europeo de Protección de Datos. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en oscar@kicaweb.com así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en la política de privacidad.