Un pato en casa

Comparte :
pato

Lagos, ríos o aguas costeras próximas a las orillas son los lugares habituales donde se pueden encontrar patos. Sin embargo, este animal puede resultar una buena mascota y, con unos cuidados básicos apropiados, pueden proporcionar una grata compañía al ser humano y, sobre todo, a los más pequeños de la casa.

Los patos pertenecen al orden de los anseriformes, que constituyen las aves acuáticas con un pico ancho que posee láminas córneas en los bordes. Tienen los pies palmeados y rico plumaje. A esta orden pertenecen los ánades, los ánsares, cisnes, gansos, ocas y patos. Son originarios de Islandia, Groenladia, América del Norte, Norte de Siberia y Japón. Viven en todos los continentes a excepción de la Antártida y de la mayor parte de las islas del mundo.

Las dimensiones aproximadas de un pato son de 24 centímetros de largo y 15 centímetros de alto. Son animales de temperatura constante y con aparato respiratorio pulmonar muy modificado por su adaptación al vuelo, que les exige una gran ventilación. Estos animales tienen el cuello corto y los pies muy retrasados, que les proporciona el contoneo característico con que andan. A excepción del pato criollo, una especie grande de los trópicos americanos, todos los que pueden ser mascotas derivan del ánade real, domesticado en Eurasia.

Las alas de los patos son sustentadoras y propulsoras, siendo aptas para vuelos cortos dada su escasa longitud. Para moverlas poseen unos grandes músculos pectorales y una compleja estructura en sus plumas. Constan de un eje central y de una porción ancha y aplanada compuesta de numerosas barbas de las que a su vez parten infinidad de numerosas barbillas. Estas plumas constituyen la forma externa del pato. En relación a la longitud de la cabeza el pico es bastante largo, respecto a su forma se dice que es deprimido si es mas ancho que alto y lamelado si presenta láminas filtradoras en sus bordes.

En lo referente a su reproducción, los patos muestran rituales de cortejos. La mayor parte de las especies anidan en el suelo y sus nidos contienen de 4 a 12 huevos. La formación de parejas se produce en invierno, y el periodo de gestación es de cuatro a seis semanas, naciendo entre cuatro y ocho crías.

Cuidados necesarios

Como mascotas, el mejor hábitat para un pato es una pecera de amplias dimensiones, con una altura mínima de 60 centímetros y provista de bebederos y comederos. Es importante tener en cuenta que el ave crecerá y hay que prever que el espacio en el que se desarrolla se pueda quedar pequeño en el futuro. Además, se puede utilizar un pequeño montón de paja para que la utilice como cama. Es una buena idea tener una pareja de patos para que no se encuentren tan solos.

Hay que procurar que no estén expuestos a frío o calor excesivos, sobre todo cuando son pequeños, aunque ya en estado adulto pueden estar a ratos a la intemperie. Se debe limpiar frecuentemente su cama, tanto por la higiene de la mascota como por la del propio hogar.

En cuanto a su alimentación, en estado silvestre esta se compone de peces pequeños, insectos y plantas. En el hogar es más recomendable un alimento especial para aves de corral y, de vez en cuando, se le pueden dar verduras frescas, como la lechuga. Debe de tener siempre agua limpia y fresca, que puede proporcionársele en un bebedero especial para patos.

Fuente: Facilisimo.com

Autor: admin

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>